corrección

Cuento de Adolfo Bioy Casares: Margarita o el poder de la farmacopea

No recuerdo por qué mi hijo me reprochó en cierta ocasión:

-A vos todo te sale bien.

El muchacho vivía en casa, con su mujer y cuatro niños, el mayor de once años, la menor, Margarita, de dos. Porque las palabras aquellas traslucían resentimiento, quedé preocupado. De vez en cuando conversaba del asunto con mi nuera. Le decía: Más »

El Diario Down: Prismáticos

Después de algunos años, dos viejos amigos se reencuentran en el metro cuando se dirigen al estadio de fútbol. Aprovechando la circunstancia, se ponen al día de sus vidas (ambos se casaron, ambos tienen un niño pequeño, ambos admiran a Cristiano Ronaldo) y comparten sus previsiones sobre el partido que están a punto de ver.

–¿Qué llevas ahí? –pregunta uno de ellos, intrigado.

–Ah, esto. Son unos prismáticos –los saca de una bolsa, donde también guarda una bufanda–. Mi asiento está en el fondo norte, arriba en una esquina, el lugar más alejado del campo –Su interlocutor, que presencia todos los partidos desde la cómoda y privilegiada la zona Vip, asimila la información con un gesto silencioso y empático–. Pero con los prismáticos me apaño bien –remata el primero. Más »

Opiniones de un corrector de estilo: Dilo de otra manera

Francisco Rodríguez Criado 

Obama se ha sumado al juego del “dilo de otra manera” y pretende subirles los impuestos no a los ricos sino a las “personas de éxito”. Esta moda de emplear nuevas palabras para evitar llamar a las cosas por su nombre no es solo cosa de políticos. Ya no hay cocineros sino restauradores, no son psicólogos de empresa sino coachers, no son peluqueros sino estilistas. El corrector de textos se ha convertido en asesor literario, los informes en briefings, los vinos en caldos. Despedimos los autorretratos chusqueros para darle la bienvenida al selfie. Ya no llevamos a cabo un proyecto, lo implementamos; no valoramos un aspecto, lo ponemos en valor; y las personas que antiguamente tenían “un par de huevos” en la vida laboral han subido un escalón y ahora son emprendedores. Más »

Ilustración de Daniel Gómez

El viejo y el mar, de Ernest Hemingway

“Las opiniones de los críticos difieren con respecto a El viejo y el mar, que se aparta del estilo de las primeras novelas de Hemingway. Dentro de esta miniatura perfectamente construida se encuentran muchos de los temas que preocuparon a Hemingway como escritor y como hombre. La rutina diaria de un pueblo cubano de pescadores es evocada en las primeras páginas del libro con una economía del lenguaje característica. La desnuda existencia del pescador Santiago está narrada con un estilo austero y elemental que es tan elocuentemente desdeñoso como el encogimiento de hombros del viejo. Con la edad y la suerte en contra, Santiago sabe que debe remar “más lejos que los otros”, lejos de la tierra, hasta las aguas profundas de la corriente del Golfo. Queda por interpretar una última tragedia, en un vacío ruedo de mar y cielo.  Más »

Para escribir me retrotraigo a la antigua desolación del cuarto de hotel en el que empecé a escribir. Dile a todo el mundo que vives en un hotel y hospédate en otro. Cuando te localicen, múdate al campo. Cuando te localicen en el campo, múdate a otra parte. Trabaja todo el día hasta que estés tan agotado que todo el ejercicio que puedas enfrentar sea leer los diarios. Entonces come, juega al tenis, nada, o realiza alguna labor que te atonte sólo para mantener tu intestino en movimiento, y al día siguiente vuelve a escribir.

E.H.

Este relato responde en la realidad a la relación amorosa que Hemingwuay tuvo con la enfermera norteamericana Agnes von Kurowsky, a la que conoció mientras se recuperaba por lesiones en las piernas en el hospital de Milán, lesiones sufridas en el frente italiano durante la Primera Guerra Mundial.

M.D.R.

  Más »

 

PIEDRA  FILOSOFAL

Recibió un piedrazo en el pecho y miró hacia atrás para saber quién había sido. Constató que detrás de él no había ninguno.

 

LA  FLECHA  DEL  TIEMPO

Recorrió  a tientas las estrellas, demoró un poco, escogió una al azar y cayó en un agujero negro.

 

PENA DE VIDA

Contraria a la pena de muerte y al aborto terapéutico, pronto conoció muy de cerca lo que era la pena de vida.

 

Manuel Pastrana Lozano

Página 1 de 40612345...102030...Última »