corrección

Poema de Margarita Schultz: No se muere la víspera

solo el suicida
conoce el día de su muerte
¿los demás?
morimos día a día
parcialmente Más »

Cuento de Julio Cortázar: Las babas del diablo

Nunca se sabrá cómo hay que contar esto, si en primera persona o en segunda, usando la tercera del plural o inventando continuamente formas que no servirán de nada. Si se pudiera decir: yo vieron subir la luna, o: nos me duele el fondo de los ojos, y sobre todo así: tú la mujer rubia eran las nubes que siguen corriendo delante de mis tus sus nuestros vuestros sus rostros. Qué diablos. Más »

Letras Cascabeleras, Concurso de relatos y poesía

Letras Cascabeleras

La Asociación Cultural Letras Cascabeleras, con CIF: G-10429504 y domicilio en Cáceres (España), convoca su “II Concurso de relatos y poesía” con la finalidad de facilitar a los autores la difusión y la publicación de sus obras dentro de la colección “Letras Cascabeleras”. El Concurso se regirá por las siguientes bases:

  1. La participación está abierta a todos los escritores mayores de dieciocho años, de cualquier nacionalidad, siempre que las obras sean inéditas y escritas en castellano. Quedan excluidos aquellos autores cuyas obras hayan obtenido premio o accésit y han sido publicadas en las convocatorias anteriores.

Más »

narrativa_newsletterp

política, guapos, Inés Arrimadas, Pedro Sánchez, Begoña Villacías

Inés Arrimadas (Ciudadanos).
Fuente de la imagen

Veo en un diario digital un álbum fotográfico con imágenes de catorce guapos y guapas de la nueva política española: Pedro Sánchez, Albert Rivera, Begoña Villacís, Teresa Rodríguez, Eva Aizpurúa, Rita Maestre, Andrea Levy, Raül Romeva, Borja Semper, Tania Sánchez, Íñigo Errejón, Arantza Quiroga (mi preferida) e Inés Arrimadas (la única con dos fotografías en vez de una, será la preferida de nuestro insigne redactor). Habría que añadir, como mínimo, a Toni Cantó, de nuevo político profesional tras su ingreso en Ciudadanos.

Es una gran noticia que España produzca políticos tan guapos. Escribo esto con asombro, pues hasta ahora no había caído en la cuenta de que ser guapo no es óbice para ser político (y viceversa).

Felicitémonos: vivimos en una nación corrupta y esquilmada, pero que al menos va a ser dirigida por un heterogéneo colectivo de figurines que podrían lucir modelito en la Pasarela Cibeles. Hemos cambiado la labia de Rubalcaba y el bigote gangoso de Aznar por la percha de Pedro Sánchez y de Begoña Villacís.

¿Qué mueve a estas estrellas de celuloide a arrojarse de cabeza a las cloacas de la política? ¿Poder, reconocimiento social y mediático, deseos de mejorar el mundo o solo querencia a un buen sueldo? Aún está por ver si el manido eslogan de la regeneración política tiene fundamento o es solo la fanfarria que los jóvenes y guapos políticos entonan para hacerle la cama a los viejos y feos dirigentes de este país.

La política no solo envilece sino que además envejece y afea. Dentro de poco, estos maniquíes de la política no nos parecerán tan atractivos… ni tan regeneradores.

(Artículo publicado en El Periódico Extremadura el miércoles, 29 de julio de 2015).

LEER OTROS TEXTAMENTOS

francisco rodriguezFrancisco Rodríguez Criado: escritor, corrector de estilo, profesor de talleres literarios y creador del blog Narrativa Breve. Ha publicado novelas, libros de relatos, obras de teatro y ensayos novelados. Sus minificciones han sido incluidas en algunas de las mejores antologías de relatos y microrrelatos españolas: El cuarto género narrativo. Antología del microrrelato español (1906-2011). Ed. Irene Andrés-Suárez (Cátedra, Madrid, 2012),Velas al viento. Ed. Fernando Valls (Los cuadernos del vigía, Granada, 2010), La quinta dimensión (Universidad de Extremadura, Mérida, 2009), Soplando vidrio y otros estudios sobre el microrrelato español. Ed. Fernando Valls (Páginas de Espuma, Madrid, 2008), Histerias breves (El problema de Yorick, Albacete, 2006), Relatos relámpago (ERE, Mérida, 2006), etcétera. Es autor de El Diario Down, donde narra en primera persona sus experiencias como padre de un bebé con el Síndrome de Down.

Visita su blog sobre corrección: Corrección y Estilo

Email: info@narrativabreve.com

narrativa_newsletterp

Azorín

Azorín

Un rol de la época de las cavernas

Ha pasado mucha agua sobre las piedras de los lechos de los ríos desde que Azorín hiciera este bosquejo de María, una mujer joven que vivía cerca de la localidad de Zalvídar, en España. Hoy tenemos mujeres en todos los ámbitos del saber, la cultura, la política, las finanzas, y la ciencia. Tenemos varias primer ministro, varias presidentas de la República, Premios Nobel de Medicina, Física, Química, Letras y Arte en general. Las mujeres a pesar del atraso en ciertas latitudes del mundo, están presentes hoy en los puestos de mayor responsabilidad en universidades, empresas, organismos internacionales, grupos de poder y también en las trincheras que luchan por la igualdad y el progreso. Más »

narrativa_newsletterp

Somos cinco amigos, hemos salido uno detrás del otro de una casa; el primero salió y se colocó junto a la puerta; luego salió el segundo, o mejor se deslizó tan ligero como una bolita de mercurio, y se situó fuera de la puerta y no muy lejos del primero; luego salió el tercero, el cuarto y, por último, el quinto. Al final formábamos una fila. La gente se fijó en nosotros, nos señalaron y dijeron: «Los cinco acaban de salir de esa casa». Desde aquella vez vivimos juntos. Sería una vida pacífica, si no se injiriera continuamente un sexto. No nos hace nada, pero nos molesta, lo que es suficiente. ¿Por qué quiere meterse donde nadie lo quiere? No lo conocemos y tampoco queremos acogerlo entre nosotros. Si bien es cierto que nosotros cinco tampoco nos conocíamos con anterioridad y, si se quiere, tampoco ahora, lo que es posible y tolerado entre cinco, no es posible ni tolerado en relación con un sexto. Además, somos cinco y no queremos ser seis. Y qué sentido tendría ese continuo estar juntos. Tampoco entre nosotros cinco tiene sentido, pero, bien, ya estamos juntos y así permanecemos, pero no queremos una nueva unión, y precisamente a causa de nuestras experiencias. ¿Cómo se le podría enseñar todo al sexto? Largas explicaciones significarían ya casi un a acogida tácita en el grupo. Así, preferimos no aclarar nada y no le acogemos. Si quiere abrir el pico, lo echarnos a codazos, pero si insistimos en echarlo, regresa.

Franz Kafka, 1.920

Cuento de Miguel Bravo Vadillo: El sexto

narrativa_newsletterp

Página 1 de 41712345...102030...Última »