Entrevista a Marino González Castaño

Marino González. Foto cedida por el autor


Marino González Montero (Almaraz, Cáceres, 1963) es profesor en un instituto de secundaria y fundador de la editorial de la luna libros y de la revista de creación La Luna de Mérida. Ha publicado del libro de letras de flamenco Tangos Extremeños (de la luna libros, 2006) y los libros de cuentos En dos tiempos (de la luna libros, 2004), que fue finalista en el Premio Setenil al mejor libro de cuentos publicado en España en 2004. Es también autor de Sedah Street (lf ediciones, 2007), Diarios Miedos (de la luna libros, 2009) y Sed (de la luna libros, 2011). Es coautor de los libros Puentes de Extremadura y Plazas de Extremadura, así como de una edición ilustrada del Lazarillo de Tormes.
Su último libro, Sed, acaba de ver la luz hace tan solo unos días, y han salido al menos un par de reseñas. En su blog Puentes de papel, José Luis Morante ha definido Sed como un libro que
puede entenderse como imperativo de ser, a partir del cual el narrador da vida a un conjunto de personajes que demandan autonomía para trazar un destino propio; o puede entenderse como sustantivo cuya semántica encierra la necesidad y la carencia.
Y Enrique García Fuentes ha escrito de él:
Tan espinoso y desagradable asunto [el odio] es, pues, tratado aquí desde diferentes puntos de vista y ubicado en distintas situaciones, personajes y hechos. Al que firma le seducen especialmente los títulos que recrean un hecho de la vida de personajes más o menos conocidos y disfruta descubriendo la materia común que los acerca.

 

Con la excusa de la reciente publicación de Sed le he hecho una breve entrevista a Marino González, que ha compartido con los lectores de NarrativaBreve.com algunas de sus experiencias en el quehacer literario como autor y como editor.
 
F.R.C.: Eres propietario, junto a Ana Crespo, de la editorial De la Luna Libros, con sede en Mérida, que lleva dieciocho años de actividad literaria. ¿Qué balance haces de estas casi dos décadas al frente de este proyecto cultural?
M.G.: Pues que todo proyecto cultural resulta dificilísimo de mantener en este país. Y mucho más en Extremadura. Son muchas las apreciaciones que cabrían especificar aquí, pero supongo, por resumir, que me quedaría con algunas palabras: de un lado, precariedad, incomprensión, incertidumbre, riesgo y muchísimo trabajo, y, de otro, ilusión, algo de reconocimiento, vocación, muchas ganas y, sobre todo, amistad.
 
F.R.C.: Acabas de publicar Sed (De La Luna Libros, 2011), un libro que reúne textos de diversa naturaleza: piezas teatrales (“Antonio Marco Bruto”), cuentos a la manera tradicional, alguno de ellos incluso con regusto añejo (“Carta a la su muy amada esposa”), poemas en prosa (“De comer al odio”)… ¿Con cuál de estos registros te encuentras más cómodo?
M.G.: Con todos ellos. Ya en mi anterior libro de cuentos: Diarios Miedos, apuntaba que “todo es cuento”, que me negaba a encerrarme en parámetros tradicionales. En todos mis relatos hay, al menos, dos personajes: la voz del autor y el propio lenguaje. Y una trama: la lucha de esa voz con el lenguaje. Todo lo demás es simplemente argumento, al que no doy demasiada importancia. En ocasiones adopto la prosa poética porque la poesía lleva implícito el conocimiento intuitivo y me hace llegar un punto más allá. Justo ahí donde el lenguaje narrativo se detiene. En cuanto a las “piezas teatrales” a las que aludes, te diría que están escritas para ser leídas; esto es, el lector tiene acceso a las acotaciones del autor y, por tanto, podrían ser calificados de cuentos dramatizados. En una palabra, busco siempre esa hibridación de géneros que mejor puede acomodarse a lo que en definitiva quiero contar.
 
F.R.C.: Profesor, librero antes que editor, también escritor… Parece que has tocado todos los palos del mundo literario. En estos tiempos tan duros, ¿qué es más difícil, dirigir una editorial o hacer carrera literaria?
M.G.: No sabría contestar porque ambas actividades pasean por caminos pedregosos y, además, están condenadas a entenderse. Te remitiría a las mismas palabras que he dicho en la primera pregunta.
 
F.R.C.: Publicaste hace unos años un libro que llevaba por título Tangos extremeños. ¿Puedes explicarnos qué son los tangos extremeños?
M.G.: Es un libro que pertenece a nuestra colección de letras de flamenco: LUNARES. Los Tangos, junto con los Jaleos, son un palo flamenco autóctono de Extremadura. Y más concretamente de Badajoz (de hecho también se llaman Tangos de Badajoz o Tangos de la Plaza Alta). Tiene influencia del Jaleo, es más pausado que el resto de los tangos y se alarga bastante en algunos de sus tercios. Aquí van un par:
 
Un naranjo y dos almendros
quiero que tenga tu alcoba
pa’ sentarme por la tarde
al perfume de tu sombra.
 
 
Que no lo sepa tu mare
ni se lo digas a nadie
que a mí tu cuerpo me lleva
en volandas por el aire.
 
F.R.C.: De La Luna Libros es una de las pocas editoriales españolas que publica teatro. Y, además, invitáis cada año a “autores de la casa” a escribir pequeñas piezas dramáticas que traten la figura de grandes nombres y grandes obras de la literatura española (La Celestina, Quevedo, Juan Ramón Jiménez, Lorca…). Obras que luego son representadas por dos actores en decenas de centros escolares de Extremadura. ¿De dónde nace vuestro interés por el teatro y por qué hay tanta desidia hacia este noble género por parte de las editoriales española?
M.G.: Siempre, desde niño, he tenido alguna relación con el mundo del teatro de uno u otro modo. Se trata, por tanto, de un empeño enteramente personal. Se publica poquísimo teatro en España porque supongo que no es rentable. Sin embargo, se produce la paradoja de que la mayoría de los directores y las compañías siempre están demandando textos nuevos para sus producciones. Pero simplemente se le encarga el texto al autor y muere cuando se acaba la última representación. Imagino que el público tampoco lo demanda.
 
Y para terminar, una petición: ¿puedes recomendarnos un poema para la sección Los Mejores 1001 Poemas de la Historia?
Os recomiendo “No volveré a ser joven”, de Jaime Gil de Biedma.
 
 
Marino González Montero
ISBN: 978-84-92847-09-9
TÍTULO: SED
AUTOR: MARINO GONZÁLEZ MONTERO
EDICIÓN: 1ª
FECHA APARICIÓN: 2011
COLACIÓN: 80 Pág.:19×15 cm. (rústica)
COLECCIÓN: Relatos
CLAVE MATERIA: 821.134.2-3
MATERIA: Literatura española. Novela y Cuento
PRECIO: 13 euros
 
“Como la continuación más lógica de Diarios Miedos, este Sed es un imperativo, una exhortación al lector; sin que por ello, el autor quede, en absoluto, eximido de ambas circunstancias.
Es, también, sustantivo. Lo que llevó al autor a una indagación por los senderos más oscuros del alma humana, desde múltiples perspectivas”.
Marino González Montero, (Almaraz, Cáceres, 1963) es profesor en un instituto de secundaria y fundador de la editorial de la luna libros, así como de la revista de creación La Luna de Mérida.
Es autor del libro de letras de flamenco Tangos Extremeños (de la luna libros, 2006) y los libros de cuentos En dos tiempos -por el que fue finalista en el Premio Setenil al mejor libro de cuentos publicado en España en 2004- (de la luna libros, 2004), Sedah Street (lf ediciones, 2007), Diarios Miedos (de la luna libros, 2009) y Sed (de la luna libros, 2011). Es coautor de los libros Puentes de Extremadura y Plazas de Extremadura, así como de una edición ilustrada del Lazarillo de Tormes.

 

narrativa_newsletterp

¿Si te gustó el post, compártelo, por favor!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr