corrección

gato bengalí

Gato bengalí. Fuente de la imagen

PEQUEÑO MÍO

Triunfo Arciniegas

Al afeitarse esa mañana descubrió que tenía cara de gato: se erizó. La espantosa imagen lo persiguió durante el día, en cada pausa del trabajo: los ojos claros de dilatadas pupilas, los bigotes enhiestos, las orejas puntiagudas, y su grito, su propio grito, que le descubrió un par de pequeños y finos colmillos. En la noche, sobre el cuerpo jadeante de la mujer, maulló: tuvo sueños horribles con ratas y perros y otras bestias. Al despertar se deslizó entre las sábanas, lamió los tobillos blancos y dulces y luego, perezoso, mientras los dedos de sangrientas uñas le recorrían el lomo, bebió la leche que la mujer le trajo en el platito.

 

Triunfo Arciniegas, Noticias de la niebla, Ediciones Gato Negro

Otros textos del autor en su blog Ficciones.

 

IR A LA SECCIÓN DE MICRORRELATOS

narrativa_newsletterp

About the author: Francisco Rodríguez Criado

Escritor, corrector de estilo, profesor de talleres literarios y creador de NarrativaBreve.com.