Montañas del oro

sueño-montaña-oro
El sueño de la Montaña del Oro, de Zhang Ling (Destino)

MONTAÑAS DE ORO

Francisco Rodríguez Criado

El sueño de la Montaña del Oro, de Zhang Ling (Destino, 2012), narra las vicisitudes de cuatro generaciones de chinos varones que, unos por convicción y otros por inercia, emigran a Vancouver, Canadá, en busca de su particular Eldorado. La exitosa autora, de origen chino aunque afincada en Vancouver, ha necesitado 700 páginas llenas de peripecias para ofrecernos un retrato del quiero-y-no-puedo de esos campesinos que huyen del sur de China con el proyecto brumoso de conquistar el gran mundo. Su novela no podría contarse en menos páginas, porque los sueños, bebés impetuosos dispuestos a echarse a gatear en cualquier momento por la alfombra, requieren mucho de todo: mucho tiempo, muchas energías, mucha paciencia. ¿Y para qué? Los sueños de grandeza recuerdan a nuestros políticos: prometen mucho pero a la larga no ofrecen casi nada.

La novela perfila un balance desmoralizador de quienes osan abrazar el progreso con sus callosas manos. El desgaste familiar es notable. Los hombres sueñan con las riquezas y las mujeres, abandonadas en la pobre China, sueñan con sus maridos.

Las grandes biografías son novelas reales fraguadas en la vida misma en las que el personaje principal consigue labrarse un feliz destino después de tantos capítulos minados por la adversidad. Nos hemos criado admirando los valores de biografías, en la gran pantalla o en papel, que nos enseñaron que las Montañas del Oro existen y que están siempre al alcance de quien demuestre arrojo y convicción. La cruda realidad es que después de tanto arrojo y tanta convicción muchos hemos descubierto que no existe el oro, y tampoco la montaña.

narrativa_newsletterp

¿Si te gustó el post, compártelo, por favor!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr