Política y adulterio

política, adulterio
John F. Kennedy y una de sus amantes, la actriz Marilyn Monroe. Fuente de la imagen

POLÍTICA Y ADULTERIO

Francisco Rodríguez Criado

No envidio a los líderes de este planeta: no sé qué desgasta más, si la política o irse de picos pardos. Debe de ser agotador moverse entre los asuntos de Estado y el adulterio mientras una reala de paparazzi afina maliciosamente el visor de sus cámaras fotográficas. Más que condenarles deberíamos sentir compasión por estos gigantes con pies de barro que se obstinan en perderse en los peligrosos meandros de la política y del amor, cenagales de los que nadie sale vivo.

Al margen de los rumores, parece que los políticos españoles no son, comparativamente, tan infieles. Les faltará tiempo o ganas, o quizá directamente falla el interés por parte de nuestras mujeres en compartir nocturnidad y alevosía con hombres tan anodinos.

Algunos defienden el derecho de los políticos a gestionar sin intromisiones su parcela de privacidad. Yo mismo apoyaría ese derecho a equivocarse en la intimidad si de vez en cuando acertaran en el desempeño de sus actividades públicas.

 

(Artículo publicado en El Periódico Extremadura el miércoles, 22 de enero de 2014).

LEER OTROS TEXTAMENTOS

Libros de Francisco Rodríguez Criado

narrativa_newsletterp

¿Si te gustó el post, compártelo, por favor!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr