Poema de Federico García Lorca: Reyerta

Gustave Doré – Un duel à la “navaja del santolio”

 

Mely Rodríguez Salgado, colaboradora habitual de NarrativaBreve.com y ganadora de numerosos certámenes de literatura -entre ellos El Premio de Novela Corta Dulce Chacón 2009-, nos recomienda el poema “Reyerta”, de Federico García Lorca. 
 

REYERTA

(poema)

Federico García Lorca 

                                                                                                   A Rafael Méndez 

 

En la mitad del barranco 
las navajas de Albacete, 
bellas de sangre contraria, 
relucen como los peces.

Una dura luz de naipe 
recorta en el agrio verde 
caballos enfurecidos 
y perfiles de jinetes.

En la copa de un olivo 
lloran dos viejas mujeres. 
El toro de la reyerta 
su sube por la paredes. 
Ángeles negros traían 
pañuelos y agua de nieve. 
Ángeles con grandes alas 
de navajas de Albacete.

Juan Antonio el de Montilla 
rueda muerto la pendiente 
su cuerpo lleno de lirios 
y una granada en las sienes. 
Ahora monta cruz de fuego, 
carretera de la muerte. 

El juez con guardia civil, 
por los olivares viene. 
Sangre resbalada gime 
muda canción de serpiente. 
Señores guardias civiles: 
aquí pasó lo de siempre. 
Han muerto cuatro romanos 
y cinco cartagineses 

La tarde loca de higueras 
y de rumores calientes 
cae desmayada en los muslos 
heridos de los jinetes. 
Y ángeles negros volaban 
por el aire del poniente. 
Ángeles de largas trenzas 
y corazones de aceite. 


(Incluido en El romancero gitano). 

 LOS MEJORES 1001 POEMAS DE LA HISTORIA

narrativa_newsletterp

¿Si te gustó el post, compártelo, por favor!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr