Microrrelato de Alberto Chimal: 01100

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

microrrelato, alberto chimal, cabaret
Fuente de la imagen

01100

Alberto Chimal

(microrrelato)

En los cabarets de la ciudad de los robots, los clientes beben aceite enriquecido, se conectan a redes eléctricas de voltajes exóticos y escuchan a los músicos y cantantes. Hay desde androides con formación operística hasta arañas rupestres que tocan cuatro guitarras a la vez. Y los repertorios también son muy variados: piezas de Kraftwerk y otros clásicos se alternan con las de cantautores actuales.

Pero el más curioso de todos estos artistas es Benito Punzón, quien cada noche aparece en el escenario, impecablemente vestido, y no utiliza ningún instrumento, ni siquiera su altavoz integrado. En cambio, zumba como planta eléctrica, martilla como antigua caja registradora, incluso imita el rascar de la piedra en las minas profundas: todos esos sonidos que para los robots son signos del pasado más remoto, de antes de la existencia del primer cerebro electrónico. La mayoría nunca los ha escuchado en otra parte pero todos se conmueven: alguno tiembla, otro arroja chispas que son como lágrimas.

 

[/vc_column_text][vc_separator color=”grey”][vc_column_text]

Microrrelato de Alberto Chimal incluido en la antología Alebrije de palabras, antologada por José Manuel Ortiz Soto y Fernando Sánchez Clelo, con prólogo de Lauro Zavala en la que participan 107 escritores mexicanos vivos.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

narrativa_newsletterp

¿Si te gustó el post, compártelo, por favor!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr