Microrrelato escondido de Haruki Murakami: [Nota al margen]

 

microrrelato escondido, murakaki
Fuente de la imagen

Microrrelato escondido de Haruki Murakami: [Nota al margen] 

Los sábados, ella pasaba la noche en el apartamento de Tsukuru, igual que había hecho Haida poco tiempo atrás. Los dos hacían el amor durante horas. A veces hasta que amanecía. Mientras lo hacían, él se esforzaba por pensar solo en ella y en su cuerpo. Concentraba sus sentidos, apagaba el interruptor de la imaginación, y mantenía lo más alejado posible todo lo que no estaba allí: los cuerpos desnudos de Shiro y Kuro, los labios de Haida.

Como ella tomaba anticonceptivos, podía eyacular dentro sin miedo. Ella disfrutaba de sus relaciones y parecía satisfecha. Cuando alcanzaba el orgasmo, gemía de una manera peculiar. “Todo es normal. No me pasa nada”, le tranquilizó Tsukuru. Gracias a ello dejó de tener sueños eróticos.

La relación duró ocho meses. Al cabo de ese tiempo, decidieron dejarlo de mutuo acuerdo. Él estaba a punto de licenciarse. Para entonces, ya le esperaba un puesto de trabajo en una empresa ferroviaria. Además, había terminado el periodo de prácticas en el estudio de arquitectura. Ella, aunque se acostaba con Tsukuru, tenía un novio, amigo de la infancia, en su pueblo de Miigata –ese dato se lo había dejado claro desde un principio–, y planeaban casarse en abril. Dejaría su puesto de secretaria en el estudio y se mudaría a la ciudad de Sanjo, donde trabajaba su prometido. Así que un día, mientras estaba en la cama, le anunció a Tsukuru que tenían que dejarlo.

–Mi novio es un chico muy majo –le dijo con la mano sobre el pecho de él–. Creo que es mi media naranja.

–Es una lástima que no volvamos a vernos, pero te deseo que seas muy feliz –le dijo Tsukuru.

–Gracias –respondió–. Quizás, quién sabe, algún día volvamos a vernos –añadió, como quien hace una pequeña anotación en el margen de una página.

–Ojalá –contestó Tsukuru.

Pero no supo cómo interpretar esa nota al margen. Sólo se preguntó si con su prometido gemiría de la misma manera que con él.

Después hicieron el amor una vez más.

Haruki Murakami, Los años de peregrinación del chico sin color, Tusquets Editores. 2013, pág. 98 y 99

(*) El título del microrrelato es del compilador: Ernesto Bustos Garrido

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

 

Ernesto Bustos Garrido Ernesto Bustos Garrido (Santiago de Chile) es periodista de la Universidad de Chile, donde impartió    clases así como en la Pontificia Universidad Católica de Chile y en la Universidad Diego Portales. Ha  trabajado en diversos medios informativos, fundamentalmente en La Tercera de la Hora. Fue editor y  propietario de las revistas Sólo Pesca y Cazar&Pescar.

 Amante de los viajes y de la escritura, admira a Pablo Neruda, Gabriela  Mistral, Nicanor Parra,  Vicente Huidobro, Francisco Coloane, Ernest Hemingway, Cervantes, Vicente Blasco Ibáñez, Pérez  Galdós, Ramiro Pinilla, Vargas Llosa, García Márquez, Jorge Luis Borges y Juan Rulfo.

 

narrativa_newsletterp

¿Si te gustó el post, compártelo, por favor!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr