La bandera de México

Comparto con vosotros este cuento sobre la bandera de México, que he leído en Internet. No sé quién es su autor, pues no lo indica la web donde está publicado, pero intuyo que es uno de esos cuentos infantiles, más didácticos que narrativos, con los que los profesores suelen trabajar en clase.

 

La bandera de México, un cuento para niños

A Carlitos le habían dejado de tarea en el colegio elaborar una investigación sobre la bandera de su país. A decir verdad sabía muy poco de ella ya que solo la había visto unas pocas veces en los homenajes de los lunes en el colegio, pero nunca la había tomado en serio.

Leer más

narrativa_newsletterp

Cuento de los Hermanos Grimm: Juan Sin Miedo

Cuento, Hermanos Grimm, Juan Sin Miedo
Hermanos Grimm. Fuente de la imagen.

Cuento de los Hermanos Grimm: Juan Sin Miedo

Érase un padre que tenía dos hijos, el mayor de los cuales era listo y despierto, muy despabilado y capaz de salir con bien de todas las cosas. El menor, en cambio, era un verdadero zoquete, incapaz de comprender ni aprender nada, y cuando la gente lo veía, no podía por menos de exclamar: «¡Este sí que va a ser la cruz de su padre!». Para todas las faenas había que acudir al mayor; no obstante, cuando se trataba de salir, ya anochecido, a buscar alguna cosa, y había que pasar por las cercanías del cementerio o de otro lugar tenebroso y lúgubre, el mozo solía resistirse:

Leer más

narrativa_newsletterp

Cuento de Charles Perrault: Deseos ridículos

Cuento, Charles Perrault, Deseos ridículos
Fuente de la imagen

Cuento de Charles Perrault: Deseos ridículos

Érase una vez un pobre leñador que estaba harto de la vida tan penosa que llevaba y solía decir que tenía ganas de ir a reposar a los bordes del Aqueronte porque veía que, en su profundo dolor, jamás el Cielo cruel había querido concederle ni uno de sus deseos.

Un día que se quejaba en el bosque, Júpiter, con el rayo en la mano, se le apareció; difícilmente podría pintar el miedo que sobrecogió al buen hombre.

Leer más

narrativa_newsletterp

Cuento infantil: El zorro y el quirquincho

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

cuento infantil, zorro y el quirquincho
Fuente de la imagen

EL ZORRO Y EL QUIRQUINCHO

Cuento popular infantil de la cultura atacameña

Adaptación: Ernesto Bustos Garrido

 

Había una vez un quirquincho que se llamaba Valentín y un chapur (zorro) que se llamaba Juan. Ellos eran muy buenos amigos.

Un día el quirquincho Valentín encontró́ a don Juan escarbando en un basural y le dijo:

–¿Cómo está compadre, tiene hambre?

–Sí, compadre –contestó el chapur don Juan–. Me muero de hambre. Conozco un lugar no muy lejano donde hay mucha comida –agregó.

–¡No me diga!

–Si quiere vamos en la noche y nos damos una panzada –propuso el chapur.

Leer más

narrativa_newsletterp

Cuento infantil: Un robot para las vacaciones

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Un robot para las vacaciones, cuento infantil,

 

El periodista chileno Ernesto Bustos Garrido, colaborador de Narrativa Breve, solía leerle a sus nietos –cuando eran pequeños– este cuento infantil de Marie Tenaille y Monique Touvay, “Un robot pour les vacances, publicado en 1988 por la Editorial Gautier-Languereau”. Ernesto nos ofrece hoy una traducción al castellano de dicho cuento para disfrute de los lectores del blog, grandes y pequeños.

 

Leer más

narrativa_newsletterp

Cuento infantil de Francisco Rodríguez Criado: El deseo de Teresa

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

sasha bowles, francisco rodríguez criado, cuento infantil, el sueño de Teresa
Sasha Bowles, Yeeha, 2011, oil
© Sasha Bowles
Fuente de la imagen

Cuento infantil de  Francisco Rodríguez Criado: El deseo de Teresa

Lo único que hacía Teresa en todo el día era cepillarse el pelo: un pelo rubio, liso y muy largo. Y yo, por mi parte, lo único que hacía era reñir a Teresa por pasarse todo el día cepillándose el pelo.

–Si tuvieses cosas más importantes que hacer, no te preocuparías por lo que hago yo.

No respondí a mi hermana: sabía que tenía razón.

El verano se presentaba realmente aburrido. Todos mis amigos se habían ido de vacaciones a la playa con sus familias. Yo sentía mucha envidia, porque desgraciadamente tuve que quedarme los tres meses del verano en casa, pasando calor.

Leer más

narrativa_newsletterp