Todo sobre la palabra OK y sobre los poetas que la han usado

Sillón que imita una mano gesticulando el símbolo OK.

Todo sobre la palabra OK y sobre los poetas que la han usado

Quién lo iba a decir. Resulta que la palabra OK, tan prosaica ella, tiene su historia dento del mundo poético. Nos lo cuenta Juan Carlos García, quien de paso desarrolla las ocho versiones que existen sobre el origen de este monosílabo.

(Fuente: Media Isla).

JUAN CARLOS GARCÍA | OK, una de las palabras más cortas y más utilizadas en el mundo: una vez por segundo en un día. Puede ser rastreada en textos de autores de la talla de Ezra Pound, Alí Chumacero y la Premio Nobel Gabriela Mistral.

 

Es la palabra más corta, más usada y más globalizada del mundo, presente en más de 600 idiomas y cantidad de dialectos. La narrativa la usa como un ciudadano universal de todos los tinteros e inspiraciones. La poesía la usa menos, pero aparece, al menos en la siguiente cita del recientemente fenecido poeta Alí Chumacero, figura de altos vuelos en la poesía mexicana del pasado siglo XX, cuando apuntó: “Deben los odios olvidar y los amores insistir, deben los demonios parar y los ángeles esmerarse más, Ok?”
 
Hay 8 versiones sobre el origen del monosílabo Ok:
Primera versión: durante la guerra civil de los EU los soldados eran responsables de hacer un informe al regreso de una batalla y cuando no había bajas, escribían sobre una pizarra 0 Killed o cero muertos, de modo que con el tiempo el cero fue leído como una O, que junto a la K de killed, darían origen al término.
 
Segunda versión: la tribu de los Choctaw dicen haberla inventado, ya que antiguamente usaban la expresión OKY, que se traduciría como “Todo bien”. Con el tiempo, de allí se derivaría la popular expresión: Oky-doky. Y dicho sea de paso, el poeta Ezra Pound diría una vez: “Ok, palabra, más que mi abundante resuello y mis escasos besos, eres lo más importante que jamás ha salido por mi boca”. No olvidemos que Ezra Weston Loomis Pound fue quien predicó fogosamente el rescate de la poesía antigua para ponerla al servicio de una concepción moderna, conceptual y al mismo tiempo fragmentaria, para lo cual la partícula Ok volvió a fulgurar en este pasaje: “Id, canciones mías, al solitario y al insatisfecho, id también al desquiciado, al esclavo de las convenciones llevadles mi desprecio hacia sus opresores. Id como una ola gigante de agua fría, que todo estará ok”.
Su obra monumental, los Cantos, o Cantares, le llevaron gran parte de su vida. El crítico Hugh Kenner dijo tras encontrarse con Pound: «He tomado de repente conciencia de que estaba en el centro del modernismo». Pound fue un ferviente seguidor de Benito Mussolini y fue criticado por su antisemitismo. Su compromiso con Mussolini le significó ser condenado en 1945.
Pero seguimos con el periplo del término Ok:
 
Tercera versión: Esta versión sobre su posible origen, es que dicho monosílabo se formaría de abreviar la expresión: Oll Korrect, escrita con faltas ortográficas para indicar que todo estaba correcto: All Correct.
 
Cuarta versión: OK nacería de Otto Kaiser, jefe de control de calidad del fabricante de automóviles Henry Ford, donde todo vehículo que pasaba la inspección venía marcado con sus siglas.
 
Quinta versión: que la curiosa voz OK viene de Oscar Kevin, un telegrafista súper veloz en clave Morse, por cuya gran eficiencia sus siglas se hicieron sinónimo de perfección.
 
Sexta versión: hace 100 años, cientos de emigrantes griegos escribían en las paredes OK, siglas de la expresión: Ola Kalá, que en idioma griego quiere decir: todo está perfecto, no en vano el poeta heleno Yanis Ritsos, (1909-1990), quien tuvo una activa militancia de izquierda que le significó en varias oportunidades el confinamiento en campos de concentración, proclamó lo siguiente: “Ola Kalá, todo el temor sigue al pie del mundo, todo está subiendo de intensidad, todo se amotina más y más, en nuevo orden se vislumbra a los lejos… Ola Kalá”.
 
Séptima versión: los italianos dicen que es creación suya, abreviatura de la voz Okiali, que en su idioma significa anteojos de protección, en referencia a los lentes plásticos que usan los obreros en las construcciones y muy de moda en todo el mundo.
 
Octava versión: la palabra podría ser de origen francés, ya que en tiempos de la esclavitud, cuando las pacas de algodón estaban listas para su despacho, las pintaban con las siglas OK, para la expresión Ou Kai, que en francés querría decir: listo para embarque. Ahora bien, la primera vez que apareció en público la expresión OK expresada con la mano, fue en 1908, en el curso de una película, donde el actor junta sus dedos pulgar e índice, con la extensión de los restantes tres, en un símbolo gestual tan globalizado como la palabra que designa.
OK fue usada más de 2 mil veces dentro de códigos de espionaje en la Segunda Guerra, tanto por los aliados como por los nazis. Igualmente OK fue empleada durante la guerra fría tanto por EU como por la URSS. Si usted invierte OK crea una palabra completamente diferente e igualmente famosa: KO, que en el deporte del boxeo quiere decir Knock Out. De modo que de estar OK usted pasa a KO, dos situaciones antagónicas, con sólo virar dos letras.
Finalmente, una computadora arrojó que OK es tan popular y útil, en promedio la gente la emplea una vez cada 5 segundos durante todo el día y, al menos, una vez en una estrofa de la Premio Nobel chilena Gabriela Mistral, cuando dijo: “Anda libre el aire, bate el ala el mar, late vivo el sol y se prende de verde a su pinar. No te vale ignorarlos, los tendrás que escuchar, mejor dales tu Ok, como quiera te colmarán”.
 
 
Juan Carlos García, periodista y escritor mexicano, reside en RD
 

 

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Visita mi tienda Influencers Amazon.

Recomendaciones libros, tecnología y artículos de escritura

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.