6 consejos de George Orwell para escribir mejor

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

George Orwell, autor de libros célebres como 1984 y Homenaje a Cataluña. Fuente de la imagen.

 

Reproduzco este post, publicado en El blog del frelance el 6 de julio de 2011, donde aprenderemos -si no las conocíamos ya- las seis reglas de George Orwell para escribir mejor. Los consejos orwellianos vienen apoyados, comentados o ampliados por Seth Godin, un empresario estadounidense y autor de best sellers sobre márketing, considerado en la actualidad uno de los grandes especialistas del mercado del siglo XXI.
El texto es interesante, aunque este servidor intuye que la finalidad del Orwell escritor comprometido y del Seth megaventas no puede ser bajo ningún concepto la misma…
 

Las 6 reglas de Orwell (y algún consejo más) para escribir mejor y más claro

 
Los textos corporativos suelen ser tan malos -tan tediosos y tan incomprensibles- porque las personas que los inspiran, los escriben y los aprueban tienen miedo. Miedo de contar lo que realmente quieren contar; miedo de meter la pata, y de que les critiquen por hacerlo; miedo de que se malinterprete lo que dicen, y de que se les acuse de decir -precisamente- lo que no querían decir…
Para superar este problema, Seth Godin propone afinar todavía un poco más las famosas reglas que George Orwell -autor, entre otras obras, de 1984- propuso para escribir mejor.
Básicamente son estas:
1. Nunca uses una metáfora, un símil o cualquier otra figura que ya hayas visto o leído en otro lugar.
En palabras de Godin: no uses clichés. Están tan gastados que ya apenas aportan nada -aparte de ruido- al mensaje.
2. No uses una palabra o una expresión más larga cuando puedes utilizar una corta
Utilizar palabras y expresiones largas y complejas no hará que te conviertas en un autor más ingenioso e inteligente; al contrario, puede hacer que parezcas un tanto pedante y ostentoso.
3. Si es posible eliminar una palabra, elimínala.
Menos es más. Si una palabra no mejora el texto, entonces sobra (lo único que hace es alargar el texto y dificultar la comprensión). Es mejor eliminarla.
4. Nunca uses la voz pasiva cuando puedes utilizar la activa.
Nada de: “el texto ha sido escrito por Juan”. Mucho más claro y directo: “Juan ha escrito el texto”.
Y, en la medida de lo posible, habla del presente; habla del ahora, mucho más que del pasado.
5. No uses expresiones de otras lenguas, jerga científica, o un lenguaje excesivamente técnico si puedes encontrar otra palabra de las que se usan a diario
Tal y como explica Godin: ante la duda, simplemente habla claro.
5. Rompe cualquiera de estas reglas antes que decir una soberana estupidez.
Sé flexible, y sé inteligente. Las reglas están para romperlas. Y, de hecho, es preferible romper cualquiera de estas reglas antes que decir algo aburrido y carente de interés.

En resumen: di lo que quieres decir, y dilo claro

Godin está convencido de que las reglas de Orwell apuntan en la dirección adecuada, y hace un esfuerzo por sintetizarlas en las siguientes instrucciones:
“Di lo que quieres decir; dilo con claridad; dilo ahora; dilo sin miedo a ser criticado; y, por supuesto, dilo de una forma que no resulte aburrida”.
Si el objetivo es no obtener ninguna repercusión, entonces simplemente no digas nada.
Si el objetivo es comunicar, entonces di lo que de verdad quieres decir.
Un último consejo antes de lanzar tu mensaje: consigue una grabadora digital, y grábate diciendo lo que quieres decir como si la persona a la que quieres convencer se encontrase justo enfrente, escuchándote. Después, teclea el mensaje. Simplifícalo todavía más. Y envíalo.
Así de sencillo.
Puedes consultar el artículo Writing naked (nakeder than Orwell), publicado por Seth Godin en su blog.

 

 

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Deja un comentario