Alertólogos

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page
Pierre Dukan, creador de la Dieta Dukan. Fuente de la imagen

 

“Aunque he leído el libro de Dukan, no me concierne defender o atacar su receta para adelgazar. Desconozco si va a ser dañina o no a largo plazo. (Eso es algo que tendrán que sopesar sus atrevidos seguidores). Sí puedo, sin embargo, renovar mi habitual recelo ante el alarmismo con que somos bombardeados día a día”.

ALERTÓLOGOS

(cuentos)

Francisco Rodríguez Criado

Días atrás vi en televisión un reportaje sobre la famosa dieta Dukan, que está haciendo bajar peso a miles de personas para desazón de numerosos endocrinos que están asustados ante semejante exceso de proteínas. El programa era manifiestamente contrario a la dieta Dukan, así que para tratar de disimularlo un poco daba cobertura no solo a los detractores de la dieta sino también –de manera tibia– a algunas personas que la están siguiendo con éxito. Un airado endocrino aparece varias veces en el reportaje para alertarnos de lo peligroso que es esta dieta, que puede, según él, desembocar en un futuro –entre otros efectos secundarios– en el cáncer de colon.
Aunque he leído el libro de Dukan, no me concierne defender o atacar su receta para adelgazar. Desconozco si va a ser dañina o no a largo plazo. (Eso es algo que tendrán que sopesar sus ¿atrevidos? seguidores). Sí puedo, sin embargo, renovar mi habitual recelo ante el alarmismo con que somos bombardeados día a día. ¿Debemos tener confianza en los profetas precisamente ahora que la Agencia de Productos Sanitarios (Afssaps) nos ha informado de que los implantes de silicona PIP pueden ser causa del cáncer de mama, y que hay 30.000 mujeres potencialmente afectadas? ¿Por qué nadie previno contra estos implantes, que han estado en el mercado durante décadas? Los alertólogos de turno estarían demasiado ocupados desorientando a la población sobre el Efecto 2000 o la Gripe A (que quedaron en nada) mientras el virus de la crisis económica campaba a sus anchas ante el ominoso silencio de los presuntos entendidos, que solo hablan –y mucho– a toro pasado.
 
Artículo publicado en la contraportada de El Periódico Extremadura el miércoles, 11 de enero de 2012).

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Deja un comentario