Paños calientes

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Ministro de Economía y Competitividad Luis de Guindos. Fuente de la imagen: ABC

 

“España es hoy un país hambriento y frustrado, y desde el ministerio de Economía solo nos hablan de “recesión” y “desaceleración” y nos explican con cruel sinceridad que los dos próximos trimestres “no serán sencillos para el crecimiento ni para el empleo”. Si antes moríamos de impotencia, ahora debemos estar preparados para morir de tanta franqueza”.

F.R.C

PAÑOS CALIENTES
Francisco Rodríguez Criado

 
El nuevo ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, no se anda con paños calientes. En su reciente comparecencia ante los periodistas tras la toma de posesión de altos cargos de su departamento, ha dicho –sin decirlo– que estamos a punto de entrar en recesión. Y con esto ha dicho –también sin decirlo– que cambiar el signo político del gobierno no ha servido, al menos por el momento, para nada.
Luis De Guindos ha afirmado que está en su ánimo decirnos siempre la verdad. Una actitud honorable, pero no creo que España haya votado a su partido para que él se convierta en el apóstol de la verdad sino para que se convierta en el ministro del cambio, un cambio que ayude a llenar los pucheros de tantos hogares hoy desnutridos. En tiempos de crisis no es la verdad lo que busca el ciudadano cuando acude a las urnas; en estos casos, guiado de una fe cuasi religiosa, lo que busca es precisamente que le mientan (“todo se va a arreglar”) a la espera de que en un futuro próximo esa mentira se acabe convirtiendo en una veracidad que sacie el hambre y la frustración. España es hoy un país hambriento y frustrado, y desde el ministerio de Economía solo nos hablan de “recesión” y “desaceleración”, y nos explican con cruel sinceridad que los dos próximos trimestres “no serán sencillos para el crecimiento ni para el empleo”. Si antes moríamos de impotencia, ahora debemos estar preparados para morir de tanta franqueza.
A Luis de Guindo, enemigo de los paños calientes, habría que pedirle gestión pero también sugestión. Sin lo segundo no seremos capaces de aguantar lo mucho y malo que se nos viene encima.
 
(Artículo publicado en la contraportada de El Periódico Extremadura el miércoles, 4 de enero de 2012).

 

narrativa_newsletterp

¿Nos ayudas a mantener el blog con el precio de un café?

Artículos relacionados

Deja un comentario