La atormentada vida de Dostoievski

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page
La atormentada vida de Dostoievski
Dostoievski. Fuente de la imagen

“Las singularidades en su vida comienzan poco después, cuando su padre es asesinado por los campesinos que trabajaban para él, pues le consideraban un tirano. Este hecho hará que Dostoievski comience a padecer continuos ataques epilépticos cuyo origen, según algunos estudiosos, se centran en la culpabilidad que el autor sintió por haber deseado tantas veces la muerte de su autoritario padre. Se dice, además, que Fiódor presentía esos ataques epilépticos y que los instantes previos a la crisis le provocaban momentos de gran lucidez y expresividad en temas sociales y filosóficos que luego plasmaría en algunas de sus obras”. 

M.C. 

LA ATORMENTADA VIDA DE DOSTOIEVSKI
María Carvajal 

Con la lectura aún fresca de la recién publicada novela del editor de este blog ha surgido en mí el deseo de recordar algunos aspectos de la biografía de Fiódor Dostoievski. Tal como ocurre con otras grandes figuras de la literatura, el escritor ruso también guarda ciertas curiosidades que hacen de su vida toda una novela.

Nació en Moscú, en un hospital para pobres, no porque lo fuera sino porque era el lugar donde su padre ejercía como médico.

La personalidad de Dostoievski estuvo muy marcada por sus circunstancias familiares: un padre extremadamente severo frente a una madre benévola y protectora que murió cuando el autor tenía apenas dieciséis años.

Pero las singularidades en su vida comienzan poco después, cuando su padre es asesinado por los campesinos que trabajaban para él, pues le consideraban un tirano. Este hecho hará que Dostoievski comience a padecer continuos ataques epilépticos cuyo origen, según algunos estudiosos, se centran en la culpabilidad que el autor sintió por haber deseado tantas veces la muerte de su autoritario padre. Se dice, además, que Fiódor presentía esos ataques epilépticos y que los instantes previos a la crisis le provocaban momentos de gran lucidez y expresividad en temas sociales y filosóficos que luego plasmaría en algunas de sus obras.

Y si hay un capítulo verdaderamente extremo en la atormentada vida de Dostoievski es el que ocurrió en 1849. Fiódor pertenecía a un grupo clandestino de intelectuales llamado Círculo Petrashevski, que se reunía para comentar las obras de autores cuyos ideales se postulaban en contra de la política del zar Nicolás I. El grupo fue descubierto y sus integrantes fueron encarcelados. Tras varios meses recluidos fueron condenados a muerte. Los presos fueron colocados frente a un pelotón de fusilamiento con los ojos vendados, esperando recibir el disparo de muerte. Sin embargo, en el último momento el zar consideró otro plan para ellos: indultó la pena de muerte de los condenados a cambio de cinco años de trabajos forzados en Siberia.

Estos hechos, junto con su salud enfermiza, la muerte de su hijo Alexei, los problemas económicos que sufrió provocados por su adicción al juego y las deudas que le dejó su hermano al morir, marcaron la vida del autor ruso e hicieron que parte de su obra estuviese centrada en temas humanísticos, sociales y políticos.

Es evidente que la fascinante vida de este escritor se refleja en su obra. Pero, queridos amigos, si aparte de leer sus libros queréis sentiros más cerca de él podéis visitar el Museo Dostoievski, en San Petersburgo, que se encuentra situado en el apartamento de seis estancias fielmente reconstruido donde el autor vivió sus últimos años. Sobre el escritorio de su despacho se puede ver su pluma e incluso la última receta del médico. El reloj está parado a las ocho y veinte, justo la hora de la muerte del escritor. No podemos pasar por alto, además, que el autor ruso nunca vivió más de tres o cuatro años en una misma vivienda y todas ellas, según el carácter maniático del autor, tenían algunos rasgos en común: estaban situadas en una esquina, de modo que tuviera vistas a las dos calles y habían de estar cerca de una iglesia para que pudiera escuchar las campanas desde su casa.

Como veis, queridos lectores, la obsesión y el talento van de la mano en la vida de este genio de la literatura.

 

OTRAS CURIOSIDADES LITERARIAS DE MARÍA CARVAJAL

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados