Microrrelato de Carlos Eduardo Zavaleta: Mesas sucesivas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Escritor Carlos Eduardo Zavaleta
Carlos Eduardo Zavaleta. Fuente de la imagen

MESAS SUCESIVAS 

Carlos Eduardo Zavaleta Rivera

En la mesa-imán de los Alberti, familia con una casa en Monterrico, otra en San Bartolo, y con tres hijos ya establecidos con sus respectivas familias y propiedades, el grupo se reunía formando una ruidosa y risueña tribu. El tema del diálogo era la vida de los Ferreyros, quien en conjunto poseían cuatro casonas, dos edificios, diez automóviles y un yate.

En la afortunada mesa de los Ferreyros, que se habían abierto paso como agentes de aduana del Callao, el diálogo trataba mayormente de la vida de los Alberti y la riqueza de estos.

En la mesa de Felipe Mendizábal, con una casa todavía por pagar y un solo automóvil, casado con la segunda hija de Ferreyros, sólo se hablaba de la familia de su mujer y se trazaban planes y estrategias a fin de alcanzar una fortuna semejante.

En la mesa de Darío Jiménez, joven que cortejaba a la hija de Mendizábal, sólo se hablaba de la familia de la novia, que estaba muy por encima de la posición de Darío.

Cuando esa novia esquiva se sentó a la mesa de Jiménez, se sintió tan defraudada que quiso huir. En vano Darío quiso disuadirla en nombre del amor. Tuvo, pues, que atarla firmemente a la mesa.

Con el tiempo, la mujer de Darío tuvo un hijo, Alipio Jiménez, y éste, siguiendo la costumbre de sus padres, al sentarse a la mesa, únicamente hablaba de la fortuna de los Mendizábal, de los Ferreyros y de los Alberti, en ese orden gradual de asombro y envidia. Y cuando por fin Alipio se rebeló, no pudo ya libertar a otros como él, pues en cuanto desencadenara a alguno, éste iba a encadenarse de nuevo, pero en la mesa inmediata superior.

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados