Elogio a la infancia en “El pantano de las mariposas”

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

El pantano de las mariposas
El pantano de las mariposas, de Federico Axat (Destino, 2013)

Autor: Federico Axat

Título: El pantano de las mariposas

Editorial: Destino (2013)

La historia se remonta a 1974, cuando Sam, entonces un bebé, sufre un accidente de automóvil que le marcará de por vida. Este es el punto de partida, y en cierta manera también el de llegada, de El pantano de las mariposas (Destino, 2013), del bonaerense Federico Axat, una novela que supone un homenaje al territorio mítico de la infancia.

A partir de 1985 conoceremos al detalle las andanzas de tres preadolescentes, niños casi: el citado Sam, personaje-narrador que vive en un hogar de acogida, su amigo el inteligente Bill, y la guapa Miranda, fruta prohibida y niña bien que se esfuerza en sacarle todo el partido posible a los últimos estertores de la infancia, una infancia que nunca antes tuvo, al menos no esa en la que se sellan alianzas con embadurnado de mermelada de fresa en una casa en un árbol. Todos ellos, como ocurre en las novelas de iniciación, se esfuerzan en conocerse a sí mismos y en conocer el mundo que les ha tocado en suerte, al tiempo que saborean las punzadas del primer amor y se enfrentan al misterio de lo fabuloso.

Como telón de fondo, Carnival Falls, una población en principio doméstica y tranquila que, sin embargo, sufre en los últimos tiempos una serie de contratiempos dramáticos y en apariencia inexplicables: la desaparición, año tras año, de algunos de sus ciudadanos. En las investigaciones de los tres chicos durante el verano más intenso de sus vidas, se cuela la hipótesis de la intervención de los platillos volantes, en una década, la de los ochenta, donde los avistamientos de ovnis estaban de moda.

El pantano de las mariposas se lee como una novela juvenil que aúna el gusto por la aventura y el suspenso habitual en estos libros con el rigor literario de las buenas novelas para adulto.

Francisco Rodríguez Criado

OTRAS RESEÑAS LITERARIAS

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados