Microrrelato de Miguel Bravo Vadillo: Un golpe de suerte

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page
Teléfono
                        Teléfono. Fuente de la imagen en Internet

UN GOLPE DE SUERTE

Miguel Bravo Vadillo

Un buen día, después de cinco años en paro y cuando toda clase de locuras (la más reincidente la del suicidio) rondaban mi mente, recibí una llamada telefónica que me dejó perplejo. Al parecer había ganado un premio literario por mi novela Un universo paralelo (por razones que el lector comprenderá más adelante he preferido emplear un título supuesto, y no el verdadero). Por un simple instinto de supervivencia le di las gracias a la señorita, o señora, que me hablaba desde el otro lado del hilo telefónico y le aseguré que en la fecha prevista acudiría encantado a la ciudad que me agasajaba con tan notable honor (también he considerado oportuno callar el nombre de la ciudad y el del premio en cuestión). La señorita –o señora–, muy amable, me felicitó de nuevo y se despidió recordándome que me enviarían un correo electrónico con toda la información que pudiera necesitar. Sobra decir que aquel generoso premio me venía como caído del cielo. Sólo un pequeño detalle se me antojaba francamente extraño: yo no había escrito ninguna novela.

Cuanto más me esforzaba en comprender lo ocurrido, más confuso me parecía todo. Aquella señorita (o señora) había llamado a mi número de teléfono y había preguntado por alguien que se llamaba como yo. En principio, alguien que tiene mi mismo nombre, mis mismos apellidos e idéntico número de teléfono, no puede ser otro que yo mismo. Pero si yo no había escrito ninguna novela y, desde luego, no había participado en ningún premio literario, ¿cómo era posible que hubiese resultado ganador?

Cavilé durante todo el día sobre aquel asunto. Supuse que si me personaba a recoger el premio, me exigirían una identificación; claro que, pensándolo bien, esto era algo que podría hacer sin problemas, ya que bastaba con mostrar mi carnet de identidad. Así las cosas, sólo tendría que sonreír, mostrarme amable y agradecido, recoger el cheque y volver a casa. Al instante comprendí que no podía ser tan sencillo: también me harían preguntas referentes a la novela, tendría que firmar un contrato de edición, y luego hacerme pasar por escritor durante el resto de mi vida. ¡Menudo dilema! Sin embargo, después de largas horas devanándome los sesos, decidí seguir adelante y continuar con la farsa, ya que poco tenía que perder y sí mucho que ganar.

Y lo cierto es que no me arrepiento de lo que hice: cien mil euros son muchos euros, y se trata, además, de una cifra que da mucho prestigio; tanto que puedo decir, la mar de satisfecho, que a partir de entonces no me ha ido nada mal como escritor.

Microrrelato de Miguel Bravo Vadillo: El muro

“Una habitación propia”, de Virginia Woolf, en Grandes Libros, por Miguel Bravo Vadillo.

IR A LA SECCIÓN DE MICRORRELATOS

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

5 comentarios en “Microrrelato de Miguel Bravo Vadillo: Un golpe de suerte

  1. Muy linda historia, si a mi me pasase algo así ni lo pensaría, no solo por el hecho del dinero si no mas bien porque escribo en anonimato y si algún me encantaría tener el gran privilegio de hacer lo que escribo publico…FELICITACIONES AL AUTOR

  2. Muy linda historia, si a mi me pasase algo así ni lo pensaría, no solo por el hecho del dinero si no mas bien porque escribo en anonimato y si algún dia me encantaría tener el gran privilegio de hacer lo que escribo publico…FELICITACIONES AL AUTOR

Deja un comentario