Medio siglo de James Bond

James Bond textamentos
James Bond. Fuente de la imagen en Internet

MEDIO SIGLO DE JAMES BOND

Francisco Rodríguez Criado

Ver en una sola semana media docena de películas de James Bond me ha permitido decretar que el personaje precisaba un cambio de imagen y de actitud. Medio siglo de vida le obliga a uno, por muy agente secreto que sea, a replantearse ciertos comportamientos. Y eso es precisamente lo que ha hecho Sam Mendes con Skyfall, estos días en cartelera: ofrecernos un Bond más realista (si acaso este adjetivo tiene cabida cuando del honorable Bond, James Bond se trata).

Skyfall no es una película más de la saga: es el punto de inflexión a partir del cual el espectador tiene que concienciarse de que su personaje va a ser lo de siempre pero de manera diferente. Sam Mendes, en sintonía con el personaje de El gatopardo, la gran novela de Lampedusa, ha llegado a la conclusión de que es necesario, para que todo siga igual, que todo cambie. Y este nuevo James Bond, que en verdad es el de siempre, ha cumplido, decía, medio siglo de vida. Eso se nota: ya no aguanta el ritmo de sus hazañas durante todo el metraje. Le falta musculación y a veces incluso las ganas de seguir. Los guionistas acertaron al asumir que la mejor forma de no jubilar al personaje era plantearle al espectador precisamente la posibilidad de esa jubilación. Todo para avivar nuestra empatía con el otoñal agente secreto. Aunque maduro y cansado, sigue siendo nuestro agente preferido. Faltaría más.

Skyfall es una película de James Bond pero sobre todo es una película sobre James Bond. En esta revisión de la saga, cuando todo parece fracasar, nuestro este héroe se ríe de sí mismo y de su pasado, y eso lo hace más humano, más Bond y menos Bond a la vez.

LEER OTROS TEXTAMENTOS

narrativa_newsletterp

¿Si te gustó el post, compártelo, por favor!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr

Artículos relacionados