Ciconia, 1992

 

Dire Straits
Dire Straits. Fuente de la imagen

CICONIA, 1992

Francisco Rodríguez Criado


Me recuerdo en aquel 29 de agosto de 1992, aglutinado a las puertas del estadio Príncipe Felipe, feliz de poder ver a uno de los mejores grupos del momento: Dire Straits. Han pasado veinte años del concierto, me chiva un manoseado ejemplar de la prensa local mientras, camino de Ciconia, tomo un refresco en plena madrugada en una cafetería 24 Horas de la autovía. Veinte años que han cambiado el rostro de mi pequeña ciudad natal y también el mío.

Ciconia era entonces una ciudad que no existía, un fantasma que pululaba por el oeste español buscando ser inventada, y de ahí las palabras del que fuera alcalde Carlos Sánchez Polo, para quien el concierto fue “un éxito que puso a Ciconia en el mapa”.

Pero esa Ciconia feliz e inédita, esa que venía en los mapas –pero no en el mapa–, es la que yo recuerdo con más nostalgia. Esa Ciconia que, de pura inexistencia, trataba de hacer aparatosas señales de humo (el concierto de Mark Knopfler fue una de ellas) para que el resto del planeta viera nuestra estela en el firmamento. Recuerdo esa Ciconia de mi juventud, encantadoramente provinciana, de vida lenta y vetusta –pues así es irremediablemente la vida de los que existen poco y mal. Y recuerdo aquellos días sin Internet, sin teléfono móvil, sin redes sociales, sin crisis, en una ciudad colegial y entusiasta que preparaba su presentación en sociedad con el concierto más multitudinario de su Historia. Esa en la que los Dire Straits pasaron unas horas y yo los mejores años de mi vida. Esa ciudad, en fin, a la que regreso en oscuras madrugadas, mientras los ciconianos sueñan que cualquier tiempo pasado fue mejor.

(Artículo publicado en El Periódico Extremadura el miércoles, 5 de septiembre de 2012).

LEER OTROS TEXTAMENTOS

narrativa_newsletterp

Plumas estilográficas Parker

Los Segway más vendidos

RebajasBestseller No. 1
Xiaomi Scooter - Patinete Eléctrico Plegable, 30 Km Alcance, 25km/h, Negro
55 Opiniones
Xiaomi Scooter - Patinete Eléctrico Plegable, 30 Km Alcance, 25km/h, Negro
  • Batería de largo alcance de 30 km
  • Intuitiva y fácil de usar
  • Sistema de doble frenado
  • Diseño plegable portátil
  • Las luces rojas se iluminan al frenar como advertencia a peatones y vehículos en la carretera
Bestseller No. 2
Segway ES2 Patinete Eléctrico eScooter, 25 Km/h,15.5 mph, 12.5 kg, Faros LED,...
9 Opiniones
Segway ES2 Patinete Eléctrico eScooter, 25 Km/h,15.5 mph, 12.5 kg, Faros LED,...
  • La batería de litio de alta potencia del ES2 permite una velocidad máxima de 25 km / h (155 mph) para llegar a cualquier lugar en un instante
  • Sal y viaja sin esfuerzo dentro de un alcance máximo de 25 km (155 millas) La serie KickScooter está equipada con una opción de control de crucero para...
  • Con un peso total de 12,5 kg, el Ninebot de Segway Kick Scooter ES2 se puede llevar con una sola mano, lo que lo convierte en el compañero de viaje...
Bestseller No. 3
miniPro de Segway- Transporte Personal con Auto equilibrio, 18 km/h, control a...
4 Opiniones
miniPro de Segway- Transporte Personal con Auto equilibrio, 18 km/h, control a...
  • Dispone de un brazo telescópico que sirve para llevarlo sin tener que levantarlo el equipo
  • Este diseño compacto permite por ejemplo que podamos transportarlo cómodamente en el maletero del coche
  • Ofrece una centralita que podremos actualizar por medio de futuros firmwares, así como monitorizar la velocidad, recorrido y el estado del sistema a...
Bestseller No. 4
PATIN ELECTRICO INFINITON SEGWAY 8.0
  • - Diámetro de rueda 8" - Incluye mando de seguridad a distancia de hasta 10 metros
  • - Con pantalla LED que visualiza la velocidad y nivel de carga de bateria
  • - LUCES LED
  • - Peso mínimo admitido: 25 Kg - Peso máximo admitido: 120 Kg
  • - Bateria de litio 36V/5.8Ah - Tiempo de carga: 1.5h

Artículos relacionados

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.