Cuento breve recomendado: “La gallina”, de Clarice Lispector

Clarice Lispector, cuento
Escritora Clarice Lispector

“Estúpida, tímida y libre. No victoriosa como sería un gallo en fuga. ¿Qué es lo que había en sus vísceras para hacer de ella un ser? La gallina es un ser. Aunque es cierto que no se podría contar con ella para nada. Ni ella misma contaba consigo, de la manera en que el gallo cree en su cresta. Su única ventaja era que había tantas gallinas, que aunque muriera una surgiría en ese mismo instante otra tan igual como si fuese ella misma”.

 Cuento de Clarice Lispector: La gallina



Era una gallina de domingo. Todavía vivía porque no pasaba de las nueve de la mañana. Parecía calma. Desde el sábado se había encogido en un rincón de la cocina. No miraba a nadie, nadie la miraba a ella. Aun cuando la eligieron, palpando su intimidad con indiferencia, no supieron decir si era gorda o flaca. Nunca se adivinaría en ella un anhelo.

Por eso fue una sorpresa cuando la vieron abrir las alas de vuelo corto, hinchar el pecho y, en dos o tres intentos, alcanzar el muro de la terraza. Todavía vaciló un instante -el tiempo para que la cocinera diera un grito- y en breve estaba en la terraza del vecino, de donde, en otro vuelo desordenado, alcanzó un tejado. Allí quedó como un adorno mal colocado, dudando ora en uno, ora en otro pie. La familia fue llamada con urgencia y consternada vio el almuerzo junto a una chimenea. El dueño de la casa, recordando la doble necesidad de hacer esporádicamente algún deporte y almorzar, vistió radiante un traje de baño y decidió seguir el itinerario de la gallina: con saltos cautelosos alcanzó el tejado donde ésta, vacilante y trémula, escogía con premura otro rumbo. La persecución se tornó más intensa. De tejado en tejado recorrió más de una manzana de la calle. Poca afecta a una lucha más salvaje por la vida, la gallina debía decidir por sí misma los caminos a tomar, sin ningún auxilio de su raza. El muchacho, sin embargo, era un cazador adormecido. Y por ínfima que fuese la presa había sonado para él el grito de conquista.

Sola en el mundo, sin padre ni madre, ella corría, respiraba agitada, muda, concentrada. A veces, en la fuga, sobrevolaba ansiosa un mundo de tejados y mientras el chico trepaba a otros dificultosamente, ella tenía tiempo de recuperarse por un momento. ¡Y entonces parecía tan libre!


Estúpida, tímida y libre. No victoriosa como sería un gallo en fuga. ¿Qué es lo que había en sus vísceras para hacer de ella un ser? La gallina es un ser. Aunque es cierto que no se podría contar con ella para nada. Ni ella misma contaba consigo, de la manera en que el gallo cree en su cresta. Su única ventaja era que había tantas gallinas, que aunque muriera una surgiría en ese mismo instante otra tan igual como si fuese ella misma.

Finalmente, una de las veces que se detuvo para gozar su fuga, el muchacho la alcanzó. Entre gritos y plumas fue apresada. Y enseguida cargada en triunfo por un ala a través de las tejas, y depositada en el piso de la cocina con cierta violencia. Todavía atontada, se sacudió un poco, entre cacareos roncos e indecisos.

Fue entonces cuando sucedió. De puros nervios la gallina puso un huevo. Sorprendida, exhausta. Quizás fue prematuro. Pero después que naciera a la maternidad parecía una vieja madre acostumbrada a ella. Sentada sobre el huevo, respiraba mientras abría y cerraba los ojos. Su corazón tan pequeño en un plato, ahora elevaba y bajaba las plumas, llenando de tibieza aquello que nunca podría ser un huevo. Solamente la niña estaba cerca y observaba todo, aterrorizada. Apenas consiguió desprenderse del acontecimiento, se despegó del suelo y escapó a los gritos:

-¡Mamá, mamá, no mates a la gallina, puso un huevo!, ¡ella quiere nuestro bien!

Todos corrieron de nuevo a la cocina y enmudecidos rodearon a la joven parturienta. Entibiando a su hijo, ella no estaba ni suave ni arisca, ni alegre ni triste, no era nada, solamente una gallina. Lo que no sugería ningún sentimiento especial. El padre, la madre, la hija, hacía ya bastante tiempo que la miraban sin experimentar ningún sentimiento determinado. Nunca nadie acarició la cabeza de la gallina. El padre, por fin, decidió con cierta brusquedad:

-¡Si mandas matar a esta gallina, nunca más volveré a comer gallina en mi vida!

-¡Y yo tampoco -juró la niña con ardor.

La madre, cansada, se encogió de hombros.

Inconsciente de la vida que le fue entregada, la gallina empezó a vivir con la familia. La niña, de regreso del colegio, arrojaba el portafolios lejos sin interrumpir sus carreras hacia la cocina. El padre todavía recordaba de vez en cuando: ¡”Y pensar que yo la obligué a correr en ese estado!” La gallina se transformó en la dueña de la casa. Todos, menos ella, lo sabían. Continuó su existencia entre la cocina y los muros de la casa, usando de sus dos capacidades: la apatía y el sobresalto.

Pero cuando todos estaban quietos en la casa y parecían haberla olvidado, se llenaba de un pequeño valor, restos de la gran fuga, y circulaba por los ladrillos, levantando el cuerpo por detrás de la cabeza pausadamente, como en un campo, aunque la pequeña cabeza la traicionara: moviéndose ya rápida y vibrátil, con el viejo susto de su especie mecanizado.

Una que otra vez, al final más raramente, la gallina recordaba que se había recortado contra el aire al borde del tejado, pronta a renunciar. En esos momentos llenaba los pulmones con el aire impuro de la cocina y, si se les hubiese dado cantar a las hembras, ella, si bien no cantaría, cuando menos quedaría más contenta. Aunque ni siquiera en esos instantes la expresión de su vacía cabeza se alteraba. En la fuga, en el descanso, cuando dio a luz, o mordisqueando maíz, la suya continuaba siendo una cabeza de gallina, la misma que fuera desdeñada en los comienzos de los siglos.

Hasta que un día la mataron, se la comieron y pasaron los años.

CUENTOS BREVES RECOMENDADOS POR MIGUEL DÍEZ R.

MEMORIAS DE UN VIEJO PROFESOR. LA LECTURA EN EL AULA (PDF)

narrativa_newsletterp

Plumas estilográficas Parker

Los Segway más vendidos

RebajasBestseller No. 1
Xiaomi Scooter - Patinete Eléctrico Plegable, 30 Km Alcance, 25km/h, Negro
55 Opiniones
Xiaomi Scooter - Patinete Eléctrico Plegable, 30 Km Alcance, 25km/h, Negro
  • Batería de largo alcance de 30 km
  • Intuitiva y fácil de usar
  • Sistema de doble frenado
  • Diseño plegable portátil
  • Las luces rojas se iluminan al frenar como advertencia a peatones y vehículos en la carretera
Bestseller No. 2
Segway ES2 Patinete Eléctrico eScooter, 25 Km/h,15.5 mph, 12.5 kg, Faros LED,...
9 Opiniones
Segway ES2 Patinete Eléctrico eScooter, 25 Km/h,15.5 mph, 12.5 kg, Faros LED,...
  • La batería de litio de alta potencia del ES2 permite una velocidad máxima de 25 km / h (155 mph) para llegar a cualquier lugar en un instante
  • Sal y viaja sin esfuerzo dentro de un alcance máximo de 25 km (155 millas) La serie KickScooter está equipada con una opción de control de crucero para...
  • Con un peso total de 12,5 kg, el Ninebot de Segway Kick Scooter ES2 se puede llevar con una sola mano, lo que lo convierte en el compañero de viaje...
Bestseller No. 3
miniPro de Segway- Transporte Personal con Auto equilibrio, 18 km/h, control a...
4 Opiniones
miniPro de Segway- Transporte Personal con Auto equilibrio, 18 km/h, control a...
  • Dispone de un brazo telescópico que sirve para llevarlo sin tener que levantarlo el equipo
  • Este diseño compacto permite por ejemplo que podamos transportarlo cómodamente en el maletero del coche
  • Ofrece una centralita que podremos actualizar por medio de futuros firmwares, así como monitorizar la velocidad, recorrido y el estado del sistema a...
Bestseller No. 4
PATIN ELECTRICO INFINITON SEGWAY 8.0
  • - Diámetro de rueda 8" - Incluye mando de seguridad a distancia de hasta 10 metros
  • - Con pantalla LED que visualiza la velocidad y nivel de carga de bateria
  • - LUCES LED
  • - Peso mínimo admitido: 25 Kg - Peso máximo admitido: 120 Kg
  • - Bateria de litio 36V/5.8Ah - Tiempo de carga: 1.5h

Artículos relacionados

3 comentarios en “Cuento breve recomendado: “La gallina”, de Clarice Lispector

  1. Pingback: realismomaravillosodelaliteraturalatinoamericana
  2. Pingback: NOVENO | realismomaravillosodelaliteraturalatinoamericana

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.