Microrrelato de Mely Rodríguez Salgado: El grito

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page
El grito, de Edvard Munch
EL GRITO
La escurridiza y letal serpiente hinca sus colmillos en el cuerpo del malhechor y le inocula su veneno. Un grito agudo sale de su pecho y el eco rueda por el desierto como una tormenta de arena más allá de toda frontera, sobrecogiendo a las gentes y transmitiéndoles una desazón angustiosa y un deseo vehemente de morir. Por último el eco se debilita y va a fenecer al punto de origen, pero antes perfora la arena. De su fondo brota un chorro azufrado e impetuoso. Pronto, a su sombra, nace una ciudad que borra el desierto. Crecen multinacionales, establecimientos, prostíbulos y grandes bancos gobernados por hombres implacables y poderosos. Todos viven seducidos por el magnetismo que emana de aquel fenómeno. Pero lejos se oye decir que en esa ciudad nadie es dichoso. Que todos viven bajo la influencia nefasta de un pasado que se convirtió en leyenda, y que jamás han visto a sus habitantes pasear tranquilos ni asomarse a las orillas del río negro que la atraviesa.

IR A LA SECCIÓN DE MICRORRELATOS

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Deja un comentario