plumas estilográficas

Cuento breve de Raúl Hernández Viveros: Un ramo de flores

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

cuento, Raúl Hernández Viveros.
Raúl Hernández Viveros. Fuente de la imagen

“Me asomaba en la fuente del jardín. Allí contemplaba en el fondo del agua los peces rojos. Intentaba capturar por instantes un pez. Pude aprehender la piel escamada del más grande, pero de un solo movimiento se alejó. Otra vez, uno mediano saltó cayendo fuera. Con mis pequeños dedos, lo tomé arrojándolo hacia la superficie brillante como un espejo. Advertí, en el reflejo, el color brillante de mis ojos, y sentí que ya no era un niño.

El estanque se llenó de algas y lirios. Trascurrieron algunos veranos, Fueron tantos que ni siquiera en sueños recordaba aquellas escenas. Luego de varios años, me decidí a rehacer algunas imágenes, y volví a mi lugar de origen”.

UN RAMO DE FLORES

(cuento)

Raúl Hernández Viveros

Me asomaba en la fuente del jardín. Allí contemplaba en el fondo del agua los peces rojos. Intentaba capturar por instantes un pez. Pude aprehender la piel escamada del más grande, pero de un solo movimiento se alejó. Otra vez, uno mediano saltó cayendo fuera. Con mis pequeños dedos, lo tomé arrojándolo hacia la superficie brillante como un espejo. Advertí, en el reflejo, el color brillante de mis ojos, y sentí que ya no era un niño.


El estanque se llenó de algas y lirios. Trascurrieron algunos veranos, Fueron tantos que ni siquiera en sueños recordaba aquellas escenas. Luego de varios años, me decidí a rehacer algunas imágenes, y volví a mi lugar de origen.

Salté del automóvil. Corrí a buscar el patio de la casa. Todo era diferente. Los corredores ahora mostraban las bancas de cemento. Sentí tristeza. Los pájaros saltaban. En mi pensamiento rescaté la imagen de los peces rojos, y volví a intentar sentirlos entre mis manos que eran como anzuelos. Cada pez que mordía la carnada significaba el rescate de la memoria en el presente. Me gustaría también poder intentar este tipo de cacería con mis libros.

Llené el estanque con libros, y de vez en cuando arrojaba el anzuelo. A la suerte elegía al autor que me ayudaba a seguir inmerso en esta realidad. Si no fuera por mis peces de colores, hechos de hojas de papel y portada, creo que no soportaría un poco escuchar siquiera la presión del lápiz sobre la hoja de papel de mi cuaderno.

Todos los días regresaba al mismo lugar donde encontraba un espacio transparente, a veces cruzado por el recorrido lento de los peces y páginas de mis libros. También recuerdo que tuve una colección de máscaras.

Mi identificación con el pasado tuvo repercusiones en el instante cuando mis manos se abandonaron a la locura del tacto. Entre los dedos el tiempo se desbarataba en segundos, y no ubicaba otra esperanza para contemplar el paso de las horas. Todavía guardaba cada una de las máscaras, y al anochecer seleccionaba la que cubrió mi rostro aquel día, en que perdí mi infancia.

De esta forma, abrí la tela, lentamente metí la cabeza, y me escondí dentro de las imágenes porque sabía que existían lugares prohibidos. Tal vez habitaciones, esquinas, calles y zonas de ciudades y fragmentos del planeta, en donde nunca pude siquiera poner un solo pie. Ni huella en las olas del mar, o alguna impronta sobre la arena del desierto.

No tuve ninguna posibilidad de cambiar los instantes. Por lo menos descubrí que dentro de las máscaras fui agraciado con la dicha de ser algo diferente. Al final enfrenté el destino final de aceptar lo que es y está conmigo con las palabras.

Saqué mi billetera, y de un escondite entre los billetes seleccioné la fotografía. El rostro de mi padre continuaba sobre el papel amarillo. Contemplé la mirada idéntica a la que se reflejaba en el espejo de agua del estanque. Acepté que era exactamente igual a aquel rostro del hombre que me dio la vida.

Me alegré al saber que teníamos el mismo destino. Escuché los pasos de mi padre, cuando llegaba nervioso para evitar que me ahogara yo en el estanque. Los rastros también hicieron desaparecer la mueca de tristeza de mi madre, en aquel instante cuando me secaba con una toalla, después de haberme rescatado.

Abandoné la casa en ruinas. Abordé el auto rumbo al cementerio. Sonreí ante la tumba de mis padres, porque sabía que lo estaba debajo permanecía arriba, y lo del interior siempre iba a salir al exterior. Agradecí a Dios que el pasado estaba siempre detrás de nosotros. Coloqué el ramillete sobre el sepulcro. Al frente brotaba el futuro. Ante mis ojos desapareció el presente. Sentí que la felicidad estaba en las espaldas, y que nunca podría siquiera mirarla, igual que los kilómetros perdidos en el camino hacia mi nuevo hogar.

De pronto, la frase de Albert Einstein: “¿Qué sabe el pez del agua donde nada toda su vida?”, me hizo caer en aquel ambiente sofocante y abrazador de aquel verano. Estaba seguro de que ya no volvería más a mi lugar de origen, y aquellos pensamientos se desvanecieron frente a la inmensidad de la carretera.

[/vc_column_text][vc_message color=”alert-info” style=”rounded”]

Raúl Hernández Viveros es un autor mexicano de varios libros de relatos, novela, ensayo y de la antología Relato Español Actual, 2003. Su nombre “significa: Raúl: Raoul, que es forma francesa de Radulf, nombre germánico formado con rat, “consejo, consejero”, y ulf, “lobo”. Significado completo sería “el consejo del lobo”, y lobo sería metáfora de agente. Hernández significa: “luchador triunfante”. Viveros, evidentemente es un vivero donde cultivan y cuidan los nuevos árboles. El nombre con los apellidos significaría: “el consejo del lobo, luchador triunfante, que es vivero”. Y precisamente esa es la labor que realiza Raúl Hernández Viveros, se refleja en su obra de creación y en su labor como promotor de la cultura mediante su revista Cultura de VeracruZ.” (Mario Calderón). “El escritor, editor y amigo entrañable, Raúl Hernández Viveros nos convida a la presentación de la continuidad de su proyecto narrativo, y también al frente de la revista literaria Cultura de VeracruZ, que con todo lo que se diga, ha sido el “alma mater” de la mayoría de los escritores veracruzanos, jóvenes, actuales. Yo tengo más de treinta, pero cuando su colección me publicó la primera vez, como escritor y no como periodista, yo le rasgaba apenas veintitrés años al calendario. Le debo cariño y apoyo, música, libros, ensoñaciones y también carcajadas.” (Omar Piña). “La literatura veracruzana contemporánea y, particularmente, la jalapeña, manifiesta en la evolución de su narrativa un fenómeno sumamente interesante que tendrá que ser estudiado tarde o temprano: un cambio del realismo social a una metaliteratura no exenta de un fuerte y marcado interés ”psicológico” que desemboca paulatinamente en la narración política. Los mejores momentos de esta evolución lo constituyen, sin duda, Polvos de arroz de Sergio Galindo, “El verano de la mariposa” de Juan Vicente Melo, (uno de los mejores cuentos de la literatura hispanoamericana). Y algunos relatos de Hernández Viveros.” (Renato Prada Oropeza)..

[/vc_message][/vc_column][/vc_row]

narrativa_newsletterp

Atriles

RebajasBestseller No. 1
Readaeer --Soporte de libro para lectura, Bambú Natural, Perfecto elige para...
181 Opiniones
Readaeer --Soporte de libro para lectura, Bambú Natural, Perfecto elige para...
  • Compatible con múltiples tabletas y eReaders, libros u obras de arte (Cualquier iPad, Kindle Fire, Galaxy Tab, etc.
  • Ajuste a su nivel de los ojos para el máximo confort.
  • Hecho a mano del 100% real de bambú natural
  • Enclavamiento de bambú / piezas de madera son fáciles de montar y desmontar para facilitar el almacenamiento y portabilidad.
  • 6 ángulo ajustable de lectura fomentar la postura correcta para una mejor salud de la columna vertebral.
Bestseller No. 2
Relaxdays 10013077 - Atril soporte para libros de cocina, 32 x 24 cm
88 Opiniones
Relaxdays 10013077 - Atril soporte para libros de cocina, 32 x 24 cm
  • Tamaño: 32 x 24 x 18 cm aproximadamente
  • Tres niveles de inclinación
  • Con soporte de metal para que no se pasen las páginas
  • Muy llamativo para su cocina
  • Con tradicional grano de bambú
RebajasBestseller No. 3
Readaeer --Soporte de libro para lectura,  buen atril con materiales y acabado...
19 Opiniones
Readaeer --Soporte de libro para lectura, buen atril con materiales y acabado...
  • Compatible con múltiples tabletas y eReaders, libros u obras de arte (Cualquier iPad, Kindle Fire, Galaxy Tab, etc.
  • Ajuste a su nivel de los ojos para el máximo confort.
  • 6 ángulo ajustable de lectura fomentar la postura correcta para una mejor salud de la columna vertebral.
  • Hecho de metal, Tamaño: 28,7 cm x 18,5 cm

Última actualización el 2018-09-18 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Artículos relacionados

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.