Cuento breve recomendado: “No hay prisa en abrir los ojos”, de Medardo Fraile

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Medardo Fraile, cuento,
Escritor Medardo Fraile.

“De otra parte, los cuentos de Medardo Fraile consiguen la esencialidad imprescindible que identifica a un buen cuento. Y no se trata de la extensión, los hay de dos páginas y de veinticinco, sino de esa atmósfera especial y sugerente que con una ráfaga, la mirada del narrador aludida anteriormente, crea los ambientes y la totalidad de la existencia humana sin el acarreo de los elementos accesorios que necesitan las novelas para completar su trama. Un texto breve, por ejemplo, que es en apariencia una mera presentación de un grupo de personajes, logra, sin descripciones ni explicaciones, tan sólo con las connotaciones implícitas, transmitir la totalidad del ambiente, ya sean los rasgos espaciotemporales y sociales, o ya sean el movimiento de la acción y la individualidad de los personajes”.

Santos Alonso, “Cuentos ejemplares”, Revista de Libros

NO HAY PRISA EN ABRIR LOS OJOS

(cuento)

Medardo Fraile (España, 1925)

Tras las cortinas se adivinaba ya la luz aún manchada de sombras, pero serían –pensó– las ocho, la hora de levantarse, como todos los días de su vida. ¿Por qué? Se removió en la cama y sintió el cuerpo magullado por la batalla de cada noche, la colcha caída, sábanas arrugadas, las cenizas de tanta gente soñada y muerta doliéndole en la almohada endurecida, pero las siete de la mañana le habían parecido siempre temprano, y las nueve demasiado tarde. Sólo por eso. No había otra razón. ¿Qué prisa tienes? No abras los ojos, no hay prisa. ¿Quién le hablaba? ¿Oía otra voz o se hablaba a sí mismo? Sigue ahí, descansa. No abras los ojos. La noche ha sido terrible y te ha vencido. Sigue durmiendo, abre los ojos hacia ti mismo, mira dentro de ti, donde aún te late el corazón, donde están las cenizas de los que habitan tus sueños en las sombras. Pero eran ya las ocho, ¡las ocho! Y abrió los párpados, y no halló cosa en que poner los ojos, que no fuera recuerdo del olvido.

Antes del futuro imperfecto, Páginas de Espuma, Madrid, 2010, pág. 188.

A continuación te ofrecemos un vídeo en el que el propio Medardo Fraile lee su cuento “No hay prisa en abrir los ojos”:

Lectura: Antes del futuro imperfecto, de Medardo Fraile from Conocer al Autor on Vimeo.

Cuento breve recomendado: “El álbum”, de Medardo Fraile

CUENTOS BREVES RECOMENDADOS POR MIGUEL DÍEZ R.

MEMORIAS DE UN VIEJO PROFESOR. LA LECTURA EN EL AULA (PDF)

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados