plumas estilográficas

Cuento breve de Roberto Arlt: Del que no se casa

boda novios
Novios en el día de su boda. Fuente de la imagen

El escritor argentino Roberto Arlt (1900-1940) publicó este relato, “Del que no se casa”, en el libro Aguartes porteñas, en 1950. Arlt es famoso por un estilo naturalista y humorístico donde los personajes, a veces recién llegados a Argentina, tratan de abrirse camino a duras penas. Es reconocido como un gran escritor pese a que su forma de escribir es tachada a menudo como descuidada, algo similar a lo que ocurre con Pío Baroja.

Otros cuentos famosos de Roberto Arlt son “El jorobadito“, “Luna roja” y “Noche terrible”.

 


DEL QUE NO SE CASA

(cuento)

Roberto Arlt

Yo me hubiera casado. Antes sí, pero ahora no. ¿Quién es el audaz que se casa con las cosas como están hoy?

Yo hace ocho años que estoy de novio. No me parece mal, porque uno antes de casarse “debe conocerse” o conocer al otro, mejor dicho, que el conocerse uno no tiene importancia, y conocer al otro, para embromarlo, sí vale.

Mi suegra, o mi futura suegra, me mira y gruñe, cada vez que me ve. Y si yo le sonrío me muestra los dientes como un mastín. Cuando está de buen humor lo que hace es negarme el saludo o hacer que no distingue la mano que le extiendo al saludarla, y eso que para ver lo que no le importa tiene una mirada agudísima.

A los dos años de estar de novio, tanto “ella” como yo nos acordamos que para casarse se necesita empleo, y si no empleo, cuando menos trabajar con capital propio o ajeno.

Empecé a buscar empleo. Puede calcularse un término medio de dos años la busca de empleo. Si tiene suerte, usted se coloca al año y medio, y si anda en la mala, nunca. A todo esto, mi novia y la madre andaban a la greña. Es curioso: una, contra usted, y la otra, a su favor, siempre tiran a lo mismo. Mi novia me decía:

-Vos tenés razón, ¿pero cuándo nos casamos, querido?

Mi suegra, en cambio:

-Usted no tiene razón de protestar, de manera que haga el favor de decirme cuándo se puede casar.

Yo, miraba. Es extraordinariamente curiosa la mirada del hombre que está entre una furia amable y otra rabiosa. Se me ocurre que Carlitos Chaplín nació de la conjunción de dos miradas así. El estaría sentado en un banquito, la suegra por un lado lo miraba con fobia, por el otro la novia con pasión, y nació Charles, el de la dolorosa sonrisa torcida.

Le dije a mi suegra (para mí una futura suegra está en su peor fase durante el noviazgo), sonriendo con melancolía y resignación, que cuando consiguiera empleo me casaba y un buen día consigo un puesto, qué puesto…! ciento cincuenta pesos!

Casarse con ciento cincuenta pesos significa nada menos que ponerse una soga al cuello. Reconocerán ustedes con justísima razón, aplacé el matrimonio hasta que me ascendieran. Mi novia movió la cabeza aceptando mis razonamientos (cuando son novias, las mujeres pasan por un fenómeno curioso, aceptan todos los razonamientos; cuando se casan el fenómeno se invierte, somos los hombres los que tenemos que aceptar sus razonamientos). Ella aceptó y yo tuve el orgullo de afirmar que mi novia era inteligente.

Me ascendieron a doscientos pesos. Cierto es que doscientos pesos son más que ciento cincuenta, pero el día que me ascendieron descubrí que con un poco de paciencia se podía esperar otro ascenso más, y pasaron dos años. Mi novia puso cara de “piola”, y entonces con gesto digno de un héroe hice cuentas. Cuentas. claras y más largas que las cuentas griegas que, según me han dicho, eran interminables. Le demostré con el lápiz en una mano, el catálogo de los muebles en otra y un presupuesto de Longobardi encima de la mesa, que era imposible todo casorio sin un sueldo mínimo de trescientos pesos, cuando menos, doscientos cincuenta. Casándose con doscientos cincuenta había que invitar con masas podridas a los amigos.

Mi futura suegra escupía veneno. Sus ímpetus llevaban un ritmo mental sumamente curioso, pues oscilaban entre el homicidio compuesto y el asesinato simple. Al mismo tiempo que me sonreía con las mandíbulas, me daba puñaladas con los ojos. Yo la miraba con la tierna mirada de un borracho consuetudinario que espera “morir por su ideal”. Mi novia, pobrecita, inclinaba la cabeza meditando en las broncas intestinas, esas verdaderas batallas de conceptos forajidos que se largan cuando el damnificado se encuentra ausente.

Al final se impuso el criterio del aumento. Mi suegra estuvo una semana en que se moría y no se moría; luego resolvió martirizar a sus prójimos durante un tiempo más y no se murió. Al contrario, parecía veinte años más joven que cuando la conociera. Manifestó deseos de hacer un contrato treintanario por la casa que ocupaba, propósito que me espeluznó. Dijo algo entre dientes que me sonó a esto: “Le llevaré flores”. Me imagino que su antojo de llevarme flores no llegaría hasta la Chacarita. En fin, a todas luces mi futura suegra reveló la intención de vivir hasta el día que me aumentaran el sueldo a mil pesos.

Llegó el otro aumento. Es decir, el aumento de setenta y cinco pesos.

Mi suegra me dijo en un tono que se podía conceptuar de irónico si no fuera agresivo y amenazador:

-Supongo que no tendrá intención de esperar otro aumento.

Y cuando le iba a contestar estalló la revolución.

Casarse bajo un régimen revolucionario sería demostrar hasta la evidencia que se está loco. O cuando menos que se tienen alteradas las facultades mentales.

Yo no me caso. Hoy se lo he dicho:

-No, señora, no me caso. Esperemos que el gobierno convoque a elecciones y a que resuelva si se reforma la constitución o no. Una vez que el Congreso esté constituido y que todas las instituciones marchen como deben yo no pondré ningún inconveniente al cumplimiento de mis compromisos. Pero hasta tanto el Gobierno Provisional no entregue el poder al Pueblo Soberano, yo tampoco entregaré mi libertad. Además que pueden dejarme cesante.

Fuente: ARLT, ROBERTO, Aguafuertes porteñas. Buenos Aires, Futuro, 1950 (págs. 160-162)

narrativa_newsletterp


INFORMACIÓN SOBRE AMAZON PRIME

Muchos de los productos que pueden comprarse desde esta web están sujetos a la modalidad Amazon Prime, que cuenta con muchas ventajas: un precio asequible (solo 19,95 al año), acceso ilimitado a millones de productos que tardan solo un día en llegar y también a las ofertas flash, así como la posibilidad de ver miles de películas y series de televisión (Amazon Prime) y subir tus fotos de manera gratuita a Prime Fotos o escuchar hasta 2 millones de canciones disponibles en Prime Music.

¿No tienes Amazon Prime? No pasa nada. Desde este enlace podrás disfrutar un periodo de prueba de 30 días, completamente gratis. Si no quieres luego pagar el importe de 19,95 al año, no tienes más que darte de baja antes de que se cumpla el mes.

Y por 9,99 euros al mes (o 99 euros al año, con dos meses de ahorro) puedes tener una cuenta Amazon Music Unlimited, que te ofrece 40 millones de canciones  que podrás escuchar cuando y como quieras.


Mochilas escolares

Bestseller No. 1
Mochilas Escolares Juveniles SKL Mochila Galaxia Infantiles Para Niños Casual...
102 Opiniones
Mochilas Escolares Juveniles SKL Mochila Galaxia Infantiles Para Niños Casual...
  • [GRANDE] se puede llenar casi todos artículos diarios: tablet/iPad/portátil, libros, estuche, almuerzo, ropa, modedero, paraguas, botella, etc....
  • [MULTIUSO] Mochilas escolares juveniles son ajustadas a escuela, viaje, deporte, picnic, etc.
  • [LONA LIGERA] Versión avanzada mochilas infantiles de lona,duración y resistente, lluvia fina no mojaría dentro(sí en tormenta). Dentro de las bolsitas...
  • [MOCHILA UNISEX] Son mochilas para niños/niñas ambos.
  • [BOLSITA SEGURA] Se diseña una bosita segura en reverso de mochila galaxia, los importantes artículos se guardan sin preocuparse la perdida, pjm,...
Bestseller No. 2
Horsky Bolso ligera de escuela con Impermeable Amortiguar los choques Bolso...
10 Opiniones
Horsky Bolso ligera de escuela con Impermeable Amortiguar los choques Bolso...
  • Patrones luminosos para evitar la colisión por las noches, es el que suma belleza y utilidad.
  • Talla grande(cm): 48*29*17 . Bolsa de computadora de gran capacidad con unos bolsillos prácticos, puede llevar mucha cosa, por ejemplo, las llave,...
  • Bolsa de viaje con USB Puerto, puede cargar en cualquier momento, más conveniente.
  • Bolso ligera de escuela con Impermeable, Ya no tiene miedo del día lluvioso. No es 100% impermeable.
  • 30 días para regresar, responder a los correos electrónicos en espanol e inglés. Bienvenido ustedes hacer cuelquier preguanta sobre nuestros productos y...
Bestseller No. 3
MingTai Backpack Mochilas Escolares Mujer Mochila Escolar Lona Bolsa Casual Para...
106 Opiniones
MingTai Backpack Mochilas Escolares Mujer Mochila Escolar Lona Bolsa Casual Para...
  • Un nuevo diseño, la moda, la personalidad creativa y diferente
  • Polivalente: Ciclismo,senderismo,A la escuela,Universidad,Viajar,Comprar,Estudiantes Chicas Chicos
  • Correas de diseño únicas aliviar la presión sobre el hombro, correa ajustable
  • Bolsas, fuera de la capacidad de gran utilidad y de mano de obra, apariencia gruesa corteza inferior, materiales, durabilidad
  • Puede poner revistas o libros de A4, ordenador portátil, teléfono móvil, paraguas, etc
RebajasBestseller No. 4
Bom Bom Mochila Escolar Impermeable para Estudiante(negro)
14 Opiniones
Bom Bom Mochila Escolar Impermeable para Estudiante(negro)
  • Dimensión:48 x 33 x 24cm(L x W x H)
  • Material exterior:Naylon
  • Cierre: Cremallera
  • Perfecta para usar en escuela
  • Paquete:1pcs mochila

Artículos relacionados

3 comentarios en “Cuento breve de Roberto Arlt: Del que no se casa

  1. Tres acotaciones: Roberto Arlt publicaba sus “Aguafuertes porteñas” no “Aguartes porteñas” Su novela más famosa llevada al cine fue “Los siete locos” A pesar de su escritura un tanto descuidada, este escritor fue alabado por Cortázar. Saludos.

    • lo bastardearon injustamente al Gran ROBERTO ARLT. Como dijo Cortazar:su primer maestro. A la pandilla polvorienta de ratones de biblioteca, que se sigan admirando de los badulaques de lengua cortesana y fina, que entienden y se regocijan entre un minusculo grupete de “iluminados de la literatura” mientras tanto ya pasaron mas de 70 años de la muerte de Nuestro Procer de la Literatura y aunque pasen mil años, se va a seguir hablando de ROBERTO ARLT siempre, por que estuvo en “la vida”, se invento a si mismo y nos va a seguir conmoviendo su obra, que es lo fundamental para nosotros. Por lo tanto:”QUE LOS EUNUCOS BUFEN”.

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.