corrector de estilo

Cuento breve recomendado: “Amor cibernauta”, de Diego Muñoz Valenzuela

Amor cibernauta
Amor cibernauta. Fuente de la imagen

“Me convertí en lector de sopetón: aprendí a leer y me transformé de inmediato en un lector ávido. Leer se erigió en mi actividad principal: inventaba excusas para restarme a las partidas de fútbol del vecindario. Prefería sumergirme en los mundos de Verne, Salgari, Stevenson a correr detrás de un balón con mis amigos del alma. Pero la verdad es que, tras muchos impactos tremendos que la literatura me brindó desde niño, el mayor de ellos fue sin duda la lectura de Las mil y una noches”.

D.M.V.

AMOR CIBERNAUTA

(cuento)

Diego Muñoz Valenzuela (Chile, 1956)

Se conocieron por la red. Él era tartamudo y tenía un rostro brutal de neanderthal: gran cabeza, frente abultada, ojos separados, redondos y rojos, dientes de conejo que sobresalían de una boca enorme y abierta, cuerpo endeble y barriga prominente. Ella estaba inválida del cuello hasta los pies y dictaba los mensajes al computador con una voz hermosa, pausada y clara que no parecía tener nada que ver con ella; tenía el cuerpo de una muñeca maltratada. Fue un amor a primer intercambio de mensajes: hablaron de la armonía del universo y de los sufrimientos terrestres, de la necesidad del imperio de la belleza y de los abyectos afanes de los mercaderes de la guerra, de la abrumadora generosidad del espíritu humano que contradice la miseria de unos pocos. Leían incrédulos las réplicas donde encontraban una mirada equivalente del mundo, no igual, similar aunque enriquecida por historias y percepciones diferentes. Durante meses evitaron hablar de sí mismos, menos aún de la posibilidad de encontrarse en un sitio real y no virtual. Un día él le envió la foto digitalizada de un galán. Ella le retribuyó con la imagen de una bailarina. Él le escribió encendidos versos de amor que ella leyó embelesada. Ella le envió canciones con su propia voz, él lloró de emoción al escuchar esa música maravillosa. Él le narraba con gracia los pormenores de su agitada vida social, burlándose agudamente de los mediocres. Ella le enviaba descripciones  de sus giras por el mundo con compañías famosas. Ninguno de los dos jamás propuso encontrarse en el mundo real. Fue un amor verdadero, no virtual, como los que suelen acontecernos en ese lugar que llamamos realidad.

Ángeles y verdugos, cuentos, Santiago de Chile, Mosquito Comunicaciones, 2002

CUENTOS BREVES RECOMENDADOS POR MIGUEL DÍEZ R.

MEMORIAS DE UN VIEJO PROFESOR. LA LECTURA EN EL AULA (PDF)

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

1 comentario en “Cuento breve recomendado: “Amor cibernauta”, de Diego Muñoz Valenzuela

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.