Microrrelato de Ah’med Ech Chiruani: Los ojos culpables

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Fuente de la imagen

 

“En el nombre de Allàh, el clemente, el misericordioso. Que las leyendas de los antiguos sean una lección para los modernos, a fin de que el hombre aprenda en los sucesos que ocurren a otros que no son él”.

Palabras introductorias de algunas ediciones de Las mil y una noches

LOS OJOS CULPABLES

(microrrelato)

Ah’med Ech Chiruani

 
Cuentan que un hombre compró a una muchacha por cuatro mil denarios. Un día la miró y se echó a llorar. La muchacha le preguntó por qué lloraba; él respondió:
-Tienes tan bellos los ojos, que me olvido de adorar a Dios.
Cuando quedó sola, la muchacha se arrancó los ojos. Al verla en ese estado, el hombre se afligió y le dijo:
-¿Por qué te has maltratado así? Has disminuido tu valor.
Ella respondió:
-No quiero que haya nada en mí que te aparte de adorar a Dios.
A la noche, el hombre oyó en sueños una voz que le decía: «La muchacha disminuyó su valor para ti, pero la aumentó para nosotros y te la hemos tomado». Al despertar, encontró cuatro mil denarios bajo la almohada. La muchacha estaba muerta.
 
Ah´med ech Chiruani, H´adiquat el Afrah
 
Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares, Cuentos breves y extraordinarios (1957), Barcelona, Losada, 2004, pág. 70

SECCIÓN DE MICRORRELATOS

 

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados