Microrrelato de David Roas: El rival

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page
Busto doble de Homero y Menandro. Copia romana de un original griego perdido.
Fuente de la imagen
 

EL RIVAL

(microrrelato)

David Roas

Narciso se sentía diferente de sí mismo. Cuando salía de casa, caminaba siempre dos pasos por delante de él. Sólo se detenía para esperarse cuando llegaba al café en el que desayunaba cada mañana. Allí, se abría la puerta solícito, fingiendo una falsa educación, para cerrársela inmediatamente en las narices cuando estaba a punto de cruzarla. Otro de sus juegos preferidos, por ejemplo, era desafiarse a ver quién leía más rápido, pasando velozmente la página e impidiéndose leer cómodamente.
Comer, dormir, follar… era siempre una competición.
El día en que murió, sentado frente al ataúd donde reposaba, no pude reprimir una sonrisa de venganza.
[De Horrores cotidianos, Menoscuarto, 2007]

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Deja un comentario