Los mejores 1001 poemas de la Historia: “La desaparición de una familia”, de Juan Luis Martínez

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Poeta, Juan Luis Martínez
Poeta chileno Juan Luis Martínez. Fuente de la imagen

 

Los mejores 1001 poemas de la Historia: “La desaparición de una familia”, de Juan Luis Martínez

El chileno Miguel Ramírez Cortés es periodista, profesor de talleres de escritura creativa en universidades y centros culturales, y ha escrito ensayos para Patrimonio Cultural (Q.E.P.D), revista de la Biblioteca Nacional de Chile.

Para esta sección nos acerca a la poesía de Juan Luis Martínez (se explica a continuación el motivo de tachar su firma), un poeta y artista visual chileno.

Juan Luis Martínez (1942-1993), poeta y artista visual chileno, fue autor de una reducida obra poético-visual de considerable valor. Uno de sus libros, “La Nueva Novela” (1977), es un libro-objeto en donde se funde intertextualidad, filosofía, humor, lógica con el lenguaje poético y la construcción visual. En el sitio dedicado a él, leemos: “Juan Luis Martínez sentía que no era dueño del lenguaje que componía su obra y por eso tachaba su nombre. Decía: ‘no soy yo el autor de nada, el lenguaje le pertenece a todo el mundo, yo sólo lo ordené de una manera, pero esto lo podría haber hecho cualquiera’. Martínez escribe su propio nombre, pero luego lo tacha, lo elimina, lo borra: el sujeto desaparece, el ego no tiene cabida posible. La Nueva Novela es una obra plural escrita por muchos, como en tiempos medievales. El ideario poético con el que Juan Luis Martínez aparece comprometido es el de emanar una identidad velada, en sus palabras no sólo ser otro, sino escribir la obra de otro”. 

A continuación presentamos La desaparición de una familia, parte de La Nueva Novela. 

Miguel Ramírez Cortés

 

LA DESAPARICIÓN DE UNA FAMILIA

(poema)

Juan Luis Martínez

 

1.  Antes que su hija de 5 años

se extraviara entre el comedor y la cocina,

él le había advertido: “-Esta casa no es grande ni pequeña,

pero al menor descuido se borrarán las señales de ruta

y de esta vida al fin, habrás perdido toda esperanza”.

 

2.  Antes que su hijo de 10 años se extraviara

entre la sala de baño y el cuarto de los juguetes,

él le había advertido: “-Esta, la casa en que vives,

no es ancha ni delgada: sólo delgada como un cabello

y ancha tal vez como la aurora,

pero al menor descuido olvidarás las señales de ruta

y de esta vida al fin, habrás perdido toda esperanza”.

 

3.  Antes que “Musch” y “Gurba”, los gatos de la casa,

desaparecieran en el living

entre unos almohadones y un Buddha de porcelana,

él les había advertido:

“-Esta casa que hemos compartido durante tantos años

es bajita como el suelo y tan alta o más que el cielo,

pero, estad vigilantes

porque al menor descuido confundiréis las señales de ruta

y de esta vida al fin, habréis perdido toda esperanza”.

 

4.  Antes que “Sogol”, su pequeño fox-terrier, desapareciera

en el séptimo peldaño de la escalera hacia el 2º piso,

él le había dicho: “-Cuidado viejo camarada mío,

por las ventanas de esta casa entra el tiempo,

por las puertas sale el espacio;

al menor descuido ya no escucharás las señales de ruta

y de esta vida al fin, habrás perdido toda esperanza”.

 

5.  Ese último día, antes que él mismo se extraviara

entre el desayuno y la hora del té,

advirtió para sus adentros:

“-Ahora que el tiempo se ha muerto

y el espacio agoniza en la cama de mi mujer,

desearía decir a los próximos que vienen,

que en esta casa miserable

nunca hubo ruta ni señal alguna

y de esta vida al fin, he perdido toda esperanza”.

 

Fuente: Letras.s5.com

Sobre el autor:

Memoria Chilena:

Sitio del autor:

 LOS MEJORES 1001 POEMAS DE LA HISTORIA

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados