Microrrelato de Manuel Pastrana Lozano: El trompo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

 

trompo, microrrelato, Manuel Pastrana Lozano
Trompo o peonza. Fuente de la imagen

 

EL  TROMPO

(microrrelato)

Manuel Pastrana Lozano

El trompo giró, giró… y siguió girando en su carrera desenfrenada, con su baile invariable, a veces oscilante, siempre monocorde, adormecido, y de pronto despertó y decidió detenerse. Así se mantuvo largo rato, sin caer. Entonces se desplomó y se quedó inmóvil, como si estuviese muerto. Se puso a pensar que su vida ya no valdría la pena, que algún día lo desecharían por inútil, que había envejecido en la tierra que tantas veces lo cobijó, jugando con niños jubilosos que lo lanzaban una y otra vez a la superficie después de enrollarlo con sus cuerdas tensadas. Esperaban ansiosos el resultado del feroz desafío: cuánto tiempo iba a permanecer girando junto a otros trompos como él, en la competencia enloquecedora, sin sentido, de quién llegaba a ser el mejor y viviría más largo tiempo, girando…girando…hacia una eternidad furtiva, inalcanzable, misteriosa. La inmortalidad.

SECCIÓN DE MICRORRELATOS

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Deja un comentario