Optimismo a la carta

 

 

 

Cholo Simeone, Optimismo a la carta
Cholo Simeone. Fuente de la imagen

OPTIMISMO A LA CARTA

Francisco Rodríguez Criado

Cuesta contextualizar las palabras de Simeone tras el último partido de su equipo, que perdió 2 a 0 contra el Levante. Es fácilmente entendible que al final de una temporada magnífica quiera desdramatizar el golpe encajado y dar ánimos a los suyos minimizando semejante tropiezo. Más difícil de comprender es su teoría de que perder ahora que están a punto de ganar la liga es lo mejor que les podía pasar.

El fútbol –y esta es una de sus grandes virtudes– no se presta a teorías vanguardistas. Para tal menester se inventaron artes como el cine, la literatura o la pintura: para hacer espeleología en ese oscuro mundo de las ideas donde el éxito no viene determinado por las rígidas matemáticas. Pero el fútbol, como los negocios, se rige por números, y no priman en última instancia las ideas sino los resultados. Perder, por mucho que se empeñe Simeone, no es el camino ideal para ganar. Los millones de personas que acuden cada fin de semana a las canchas de fútbol para ver ganar a sus equipos no pueden estar equivocados. Tiene razón el míster cuando dice que la liga se ha puesto más interesante, pero no creo que le paguen para satisfacer el interés general sino el de su equipo. Y si su debacle fomenta el interés, ¿por qué no sale el Atlético de Madrid a perder los próximos dos partidos?

Rajoy y Montoro, optimistas en su desesperación, juegan también a confundir a los ciudadanos cuando hablan, eufóricos, de una recuperación económica que en realidad viaja a lomos de una tortuga (cuando no de un cangrejo).

El optimismo, bien mirado, es la manera más amable de mentir a los demás y de mentirse a uno mismo.

 

narrativa_newsletterp

¿Si te gustó el post, compártelo, por favor!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr

Artículos relacionados