Microrrelato de Jesús Esnaola: SOS

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

 

 

Velatorio, de Piquico. Óleo sobre tabla. 95 x 65. Fuente de la imagen

SOS

(microrrelato)

Jesús Esnaola Moraza

Tal vez si hubiera preguntado dónde era el velatorio no habría acabado en aquella sala del tanatorio de Les Corts, besuqueado por desconocidas mientras los hombres se escapaban hacia la puerta para fumarse un pitillo. Sin saber cómo escapar de aquella situación, di el pésame a la viuda, una mujer hermosa, de unos cuarenta años, que me estrechó la mano con mucha entereza y sin una lágrima que pudiera estropearle el maquillaje. Después me acerqué al ataúd, ya tapado, y pude escuchar unos golpecitos tan leves que el murmullo los hacía imperceptibles.

Me volví hacia la viuda y odié haber aprendido morse en el ejército.

SECCIÓN DE MICRORRELATOS

 


narrativa_newsletterp

Artículos relacionados