El siglo de Tony Soprano

EL SIGLO DE TONY SOPRANO

Francisco Rodríguez Criado

Muchos espectadores hemos encontrado un filón cinematográfico no en las salas de cine, como sería lógico y como era habitual hasta hace poco, sino en la intimidad de nuestros hogares. Yo al menos contemplo extasiado este Siglo de Oro –surgido a finales de los 90– que viven las series de televisión. Me atrevería a decir que nunca habíamos tenido a nuestra disposición tantas series sobresalientes como ahora: Breaking Bad, Los Soprano, The Wire, Mad Men, Los Tudor… Por eso celebro, como feliz espectador, la publicación de Hombres fuera de serie, de Brett Martin (Ariel, 2014). El libro –que aún no he leído– analiza el éxito de estas series que no solo no rehúyen los grandes conflictos (sexo, violencia, racismo…) sino que salen en su búsqueda con la ayuda de magníficos guionistas que han recobrado por fin su protagonismo en una industria adocenada que en las últimas décadas se había repetido hasta la saciedad.

El título original del libro (Difficult men) alude a la personalidad de los creadores de estas series (David Chase, Matt Weiner, Vince Gilligan, David Simon…), creadores que, como suele ser habitual en el mundo de las artes, proyectan en sus trabajos sus muchos fantasmas personales.

Este es el siglo de Internet, de los viajes interplanetarios y de los nanorobots que presuntamente curarán el cáncer, pero también es el siglo de tipos infames y rústicos como Avon Barksdale, Walter White o Tony Soprano, ese orondo mafioso que acaba encontrando en el psicoanálisis –¡ay si Freud levantara la cabeza!– no un camino de redención sino un acomodo espiritual sui generis para seguir cometiendo sus fechorías.

OTRAS RESEÑAS CINEMATOGRÁFICAS

 

narrativa_newsletterp

¿Nos ayudas a mantener el blog con el precio de un café?

Artículos relacionados

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.