plumas estilográficas

Prosas escogidas: “Gran Sertón: Veredas”, de João Guimarães Rosa



[…] A ver lo que yo contaba: quien no conocía a Reinaldo, pronto terminó conociéndolo. Digo, a Diadorim. Nosotros habíamos llegado por fin, sin soberbia alguna, contentos por encontrarnos con tantos compañeros en armas: de todos, todos eran garantía. Entramos en medio de ellos y, mezclados buscamos uno de los fogones para acuclillarnos y prosear. Sin novedad, el señor sabe: en rueda de fogón, toda conversación es mezquindad de tiempos. Alguno explicaba los combates con Zé Bebelo, nosotros el nuestro: todo el itinerario del viaje para historiarse de poco. Pero Diadorim era un joven tan galante, las finas facciones caprichosas. Uno o dos de entre los hombres, no encontraban en él modos de macho y pensaban que era más bien novato. Así lueguito comenzaron, ahí, enzafados. De esos dos, uno -un bellaco- tenía por apodo el Chivo Marimacho. El otro, un negrote, se decía Fulorencio, vea el señor. Mal par. […]

João Guimarães Rosa, Gran Sertón: Veredas, Adriana Hidalgo editora, Buenos Aires, 2009. Traducción de Florencia Garramuño y Gonzalo Aguilar.

Aproximación a João Guimarães Rosa

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia (27): La tercera orilla, de Joâo Guimarâes Rosa

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.