Microrrelato de Julia Otxoa: Otto de Aquisgrán

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Otto IV, (1176-1218). Pintura de Johann Christian Ludwig Tunica
Imagen encontrada en Ítaca

OTTO DE AQUISGRÁN

Julia Otxoa

(microrrelato)

Cuentan que el emperador Oto de Aquisgrán era tan sumamente perfeccionista, que acometiéndole una vez un ataque agudo de melancolía profundísima, y decidiendo en medio de tristes delirios acabar con su vida, tuvo tan extremado cuidado en dejar bien acabados y atados los asuntos de la Corte, que antes de suicidarse, pasó años y años despachando con sus consejeros, firmando tratados, y recibiendo en mil audiencias. Hasta el punto de que al fin todo en orden, el pobre emperador Oto, ya muy anciano y enfermo desde su lecho de muerte, no recordaba realmente el extraño motivo que le había tenido toda su vida sumido en aquel delirante y frenético ritmo de trabajo, no conocido jamás en ninguna corte imperial.

* Microrrelato incluido en Un león en la cocina (Prames, Zaragoza 1999)

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados