plumas estilográficas

Crimen ejemplar de Max Aub

Tren en la nieve. Fotografía encontrada en Haciendo Fotos

 

Hacía un frío de mil demonios. Me había citado a las siete y cuarto en la esquina de Venustiano Carranza y San Juan de Letrán. No soy de esos hombres absurdos que adoran el reloj reverenciándolo como una deidad inalterable. Comprendo que el tiempo es elástico y que cuando le dicen a uno a las siete y cuarto, lo mismo da que sean las siete y media. Tengo un criterio amplio para todas las cosas. Siempre he sido un hombre muy tolerante: un liberal de la buena escuela. Pero hay cosas que no se pueden aguantar por muy liberal que uno sea. Que yo sea puntual a las citas no obliga a los demás sino hasta cierto punto; pero ustedes reconocerán conmigo que ese punto existe. Ya dije que hacía un frío espantoso. Y aquella condenada esquina abierta a todos los vientos. Las siete y media, las ocho menos veinte, las ocho menos diez. Las ocho. Es natural que ustedes se pregunten que por qué no lo dejé plantado. La cosa es muy sencilla: yo soy un hombre respetuoso de mi palabra, un poco chapado a la antigua, si ustedes quieren, pero cuando digo una cosa, la cumplo. Héctor me había citado a las siete y cuarto y no me cabe en la cabeza el faltar a una cita. Las ocho y cuarto, las ocho y veinte, las ocho y veinticinco, las ocho y media, y Héctor sin venir. Yo estaba positivamente helado: me dolían los pies, me dolían las manos, me dolía el pecho, me dolía el pelo. La verdad es que si hubiese llevado mi abrigo café, lo más probable es que no hubiera sucedido nada. Pero ésas son cosas del destino y les aseguro que a las tres de la tarde, hora en que salí de casa, nadie podía suponer que se levantara aquel viento. Las nueve menos veinticinco, las nueve menos veinte, las nueve menos cuarto. Transido, amoratado. Llegó a las nueve menos diez: tranquilo, sonriente y satisfecho. Con su grueso abrigo gris y sus guantes forrados: 


-¡Hola, mano! 

Así, sin más. No lo pude remediar: lo empujé bajo el tren que pasaba. 

 

(Esta microficción sin título está incluida en Crímenes ejemplares, de Max Aub).

 

 

 

 

narrativa_newsletterp

Atriles

RebajasBestseller No. 1
Readaeer --Soporte de libro para lectura, Bambú Natural, Perfecto elige para...
183 Opiniones
Readaeer --Soporte de libro para lectura, Bambú Natural, Perfecto elige para...
  • Compatible con múltiples tabletas y eReaders, libros u obras de arte (Cualquier iPad, Kindle Fire, Galaxy Tab, etc.
  • Ajuste a su nivel de los ojos para el máximo confort.
  • Hecho a mano del 100% real de bambú natural
  • Enclavamiento de bambú / piezas de madera son fáciles de montar y desmontar para facilitar el almacenamiento y portabilidad.
  • 6 ángulo ajustable de lectura fomentar la postura correcta para una mejor salud de la columna vertebral.
Bestseller No. 2
Relaxdays 10013077 - Atril soporte para libros de cocina, 32 x 24 cm
88 Opiniones
Relaxdays 10013077 - Atril soporte para libros de cocina, 32 x 24 cm
  • Tamaño: 32 x 24 x 18 cm aproximadamente
  • Tres niveles de inclinación
  • Con soporte de metal para que no se pasen las páginas
  • Muy llamativo para su cocina
  • Con tradicional grano de bambú
RebajasBestseller No. 3
Readaeer --Soporte de libro para lectura,  buen atril con materiales y acabado...
19 Opiniones
Readaeer --Soporte de libro para lectura, buen atril con materiales y acabado...
  • Compatible con múltiples tabletas y eReaders, libros u obras de arte (Cualquier iPad, Kindle Fire, Galaxy Tab, etc.
  • Ajuste a su nivel de los ojos para el máximo confort.
  • 6 ángulo ajustable de lectura fomentar la postura correcta para una mejor salud de la columna vertebral.
  • Hecho de metal, Tamaño: 28,7 cm x 18,5 cm

Última actualización el 2018-09-23 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Artículos relacionados

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.