Narrativa Breve: sangre, sudor y lágrimas (Historia de un blog)

Dinahosting, narrativa breve, estadísticas
Estadísticas de Narrativa Breve en Septiembre de 2014 (según Dinahosting)

 

Narrativa Breve: sangre, sudor y lágrimas (Historia de un blog)

Hoy vengo a hacer un poco de Historia, pero tranquilos, que no voy a listar los reyes godos. La Historia que pretendo recuperar es la de este modesto blog, uno de los proyectos más arduos que he emprendido en mi vida (y ya es decir).

Creé Narrativa Breve en 2008 como proyección del taller literario que entonces impartía en Alburquerque, Badajoz (nada que ver con Albuquerque, Estados Unidos, sin r antes de q). El blog fue poco a poco ganando numerosos lectores, y todo hubiera ido razonablemente bien si no fuera por los problemas técnicos que me impedían proseguir con el pequeño sueño de tener un espacio literario disponible para lectores de todo el planeta. Los problemas informáticos, digo, se sucedían, y el blog, cual pavo de Navidad, se iba inflando para terminar una y otra vez en la boca de comensales hambrientos. Tras numerosas advertencias, Narrativa Breve se vino abajo por primera vez en 2012, con el problema añadido de que entonces ni siquiera contaba con una copia de la base de datos. Una vez recuperada la base de datos, y cuando yo pensaba que todo iba relativamente bien, se volvió a romper el blog. ¿Por qué? No lo sé. Los posts se quedaban vacíos de contenido y el título aparecía cortado. O sea que el blog seguía online, pero no había nada (o casi nada) que leer en él. Consulté con varios informáticos y ninguno supo solucionar el problema. Por lo que se ve, se trata de unos de esos bugs mal diagnosticados de WordPress, y por tanto difíciles de solucionar. Era el momento oportuno para desestimar proseguir con este proyecto, pero yo tiendo a elegir mal, porque equivocarse es de sabios (o eso dicen). Así que cambié de servidor (ahí desde luego no me equivoqué) y me eché a gatear nuevamente en la Red.

En los dos últimos años he posteado la inmensa mayoría de las entradas “desaparecidas” en el pasado al tiempo que publicaba otras nuevas. Ha sido como empezar de cero… seis años después.

Narrativa Breve es un escaparate significativo de mis últimos años de vida. Aquí he ido publicando los cuentos seleccionados por el profesor Miguel Díez R., los mejores cuentos de la Historia (recomendados por personas del medio y por los lectores), cientos de microrrelatos. Y también, como no podría ser de otra manera, he ido informando de proyectos personales: entrevistas a decenas de escritores, la publicación de mis libros (Mi querido Dostoievski, Raros, Oficios perdidos de Extremadura), mis opiniones sobre la corrección de estilo o el nacimiento de mi hijo Francisco, que vino al mundo con el síndrome de Down

En cualquier caso, ahí seguimos (ahora escribo en plural, porque aparte de los muchos lectores que tiene el blog cuento con estimados colaboradores que son, como yo, aficionados a las Letras, y sin los cuales este proyecto no funcionaría. Aquí tendría que citar, sobre todo, a María Carvajal, el profesor Miguel Díez y Gloria Díez. Y Victoria Mera y José Sánchez Rincón, que me ayudan con Grandes Libros).

La buena noticia es que este mes de septiembre de 2014 que acabamos de dejar atrás, el blog ha tenido las mejores estadísticas de su Historia. Estas son las estadísticas de septiembre de 2014, según el servidor (Dinahosting): 426.984 páginas vistas. Nos vamos acercando, pues, al medio millón. No son estadísticas espectaculares, pero son las mejores que hemos tenido. Y además, como digo, esto es solo el principio.

Gracias a todos vosotros por acompañarnos en este arduo pero satisfactorio proyecto.  

Francisco Rodríguez Criado

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

3 comentarios en “Narrativa Breve: sangre, sudor y lágrimas (Historia de un blog)”

  1. Me alegra pertenecer a la “patota literaria” de seguidores de éste magnífico y necesario blog, del cual se aprende a cada instante. Saludo y disfruto tu persistencia y la de tus compañeros. Abrazo desde Rosario, Argentina.

  2. Mi más sincera felicitación por la página; para mi, fuente imprescindible de relatos en la tarea de selección de aquellos que convertimos en audios. Supone un flujo continuo, inagotable y diverso de historias que me resuelve en gran medida la ardua tarea de búsqueda. Muchas gracias por compartir vuestra pasión. Me siento en deuda contigo. Sólo se me ocurre compensarte con el audio sobre un texto tuyo. Salu2 cordiales.

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.