Opiniones de un corrector de estilo: ¿Cuánto gana un corrector de textos?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

 

Cuánto gana un corrector de textos
Caballeros de las Cruzadas. Fuente de la imagen

Opiniones de un corrector de estilo: ¿Cuánto gana un corrector de textos?

Las quejas más habituales que leo en el foro de la asociación de correctores a la que pertenezco abundan en lo mal pagada que está la corrección de textos. Algunos correctores que trabajan sometidos a la dictadura de un reloj de arena suelen lamentarse de que cobran lo mismo un día laboral (pongamos un lunes, a las diez de la mañana) que un domingo a las once de la noche. Es una faena, sí: los plazos son los plazos y en ocasiones tienes que trabajar a horas “destempladas” sin cobrar honorarios extras por ello. Qué le vamos a hacer…

Yo suelo leer estas quejas con cierto desapego, no porque esté exento de los inconvenientes del oficio, sino porque trato de tomarme la vida con algo de sentido del humor. Hace tiempo que acuñé una descripción para el corrector de textos, un poco a la manera de las greguerías de Ramón Gómez de la Serna:

Corrector de textos: persona ceñuda que se ha equivocado de trabajo.

Esta mezcla de humor y metáfora (así definía el gran Gómez de la Serna las greguerías) rebaja un poco la grisura de la cruda realidad, pero no del todo. Si retomamos la pregunta que titula este post, ¿Cuánto gana un corrector de textos?, la respuesta más directa y soez debería sintetizarse en dos palabras: “una mierda”. Pero digámoslo en francés, que siempre suena más fino: une merde.

¿Y por qué se gana tan poco corrigiendo textos? El asunto es así de simple: porque la otra parte de la transacción comercial, el cliente, no quiere gastar mucho en los servicios que le ofrece el corrector. “La corrección es una inversión”, suelo decir con insoportable cacofonía, pero la inmensa mayoría de las personas que escriben no están dispuestas a invertir en mejorar su nivel de redacción porque a) creen que no lo necesitan; b) saben que lo necesitan, pero no quieren o no pueden costearse el servicio; c) no saben, no contestan.

El tiempo invertido en cada corrección complica aún más el asunto: para realizar un buen trabajo hay que dedicarle muchas horas al manuscrito de turno. La opción de sacrificar menos horas a cada texto no es muy recomendable: el resultado se resiente negativamente y eso espantará a nuevos clientes.

Mi conclusión: el trabajo del corrector de estilo es ideal cuando lo compaginas con otro trabajillo que te dé dinero, por ejemplo: el contrabando de estupefacientes, el blanqueo de dinero o el espionaje informático. Mientras tanto, o consigues clientes potentados que acepten presupuestos holgados gracias a las gestiones del Pequeño Nicolás (algo inviable, debido a su alto caché) o aceptas de una vez por todas que ser una “persona ceñuda que se ha equivocado de trabajo” no es tan malo, a fin de cuentas.

Querido corrector, no te aflijas y piensa en positivo: somos caballeros de las Cruzadas del lenguaje y eso es motivo de orgullo… aunque la paga no sea buena, y la lanza, la espada y el escudo se antojen demasiado pesados.

Producto disponible en Amazon.es

francisco rodriguezFrancisco Rodríguez Criado: escritor, corrector de estilo, profesor de talleres literarios y creador del blog Narrativa Breve. Ha publicado novelas, libros de relatos, obras de teatro y ensayos novelados. Sus minificciones han sido incluidas en algunas de las mejores antologías de relatos y microrrelatos españolas: El cuarto género narrativo. Antología del microrrelato español (1906-2011). Ed. Irene Andrés-Suárez (Cátedra, Madrid, 2012),Velas al viento. Ed. Fernando Valls (Los cuadernos del vigía, Granada, 2010), La quinta dimensión (Universidad de Extremadura, Mérida, 2009), Soplando vidrio y otros relámpago (ERE, Mérida, 2006), etcétera. Es autor de El Diario Down, donde narra en primera persona sus experiencias como padre de un bebé con el Síndrome de Down. 

 

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados