Microrrelato de Mercedes Arancibia: Tres

Cuento, Mercedes Arancibia, Tres
Fuente de la imagen

Microrrelato de Mercedes Arancibia: Tres

Me senté a tu derecha y a la izquierda del sol. Aquel sitio era enorme y te miraba al mismo tiempo que al violinista de Flok. La cámara era una mierda, pero al final conseguimos retratarnos. Y nos quedamos en lluvia, en primavera húmeda crónica, en no saber. Hasta las cinco, sorry, no van a servir whisky. Flok, folk, concierto en La Bemol para violín electrónico.

Antes, a veces, por las tardes, yo había desafiado al mundo haciendo punto en el Café Gijón, y Jocelyne Josia cantaba El Muro.

Mucho antes, a solas, yo había cantado a gritos, sobre la voz de Paco Ibáñez, repitiendo palabras de Blas de Otero.

También fue antes cuando Raimon cantó Al Vent y llovieron panfletos, y cuando, por la noche y bajito, lo cantábamos asomadas al patio de Carabanchel, apretando fuerte las manos sobre los barrotes.

Fue después cuando en la carátula del disco de Ferré, live, se me ve el pelo con la raya en medio y los ojos clavados en el escenario.

 

Extraído de Nunca conocí a nadie que se llamara Carlos. Colección La gata loca (Malvarrosa Ed., 1989)

narrativa_newsletterp

¿Nos ayudas a mantener el blog con el precio de un café?

Artículos relacionados

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.