Poema de Iosu Moracho: Los días felices

 

Poema, Iosu Moracho, Los días felices
Fuente de la imagen

Poema de Iosu Moracho: Los días felices

“Dejaré de buscarte
cuando un niño me sonría
ignorando el final que tomaron las perdices”
                                                                                          Manuela We (Manuela Ipiña)

La historia es cruel,
-Manuela lo sabe-,
cuanto más felices se acaban los cuentos,
más sufren los tristes del mundo,
los que siempre son ranas y nunca príncipes,
los que mueren en los caminos o en las cunetas
sin comer perdices de temporada.Cuanto más aprende Caperucita su lección iniciática,
más golpes reciben los lobos en lo profundo del bosque.
Cuanto más capital acumula ese empresario llamado Marqués de Carabás,
más escarnio padece el ogro de los cuentos
a costa del gato y sus botas de siete leguas.
El mundo, muchacha,
está lleno de Pulgarcitos que hambrean
su bolsa de migas de pan.
Y las cenicientas siempre son grises
como esos cielos de plomo que guardan en su vientre
una lluvia fría y copiosa.
La historia es cruel, amiga,
nadie salva a los enanos de su trabajo en la mina
por mucha altura que tengan,
y una canción de carbón y grisú
sustituye cada día las alegres melodías que nos enseñaron de niños.
Nosotros ya crecimos, compañera,
los patitos feos nunca llegaron a ser cisnes,
y al lobo lo mataron como a un perro,
colgándolo de un árbol,
una manada de hombres salvajes.
Blancanieves tiene la piel de Rumanía
y llora de madrugada en un burdel de carretera…
Yo no sé cómo decirte que los sueños no se cumplen,
que los estibadores violan, a veces, a las muchachas de los puertos,
que los poderosos controlan todo el mercado de nuestra imaginación,
que el sistema está corrupto y no está preparado para escucharnos
y que de los cuentos que nos contaban para enseñarnos
el camino de la vida, hoy, apenas, quedan dos o tres supervivientes:
Grétel, la herbolera, en un claro del bosque,
Simbad, el náufrago, en una isla desierta
y la pequeña Campanilla, ignorada, vagabunda, siempre a la intemperie,
sonando de vez en cuando, de madrugada
cuando llega a la estación el tren de todos los días…

*****

Iosu Moracho Cortés es maestro de primaria y escritor. Ha publicado los siguientes títulos: El vuelo del navegante; Nación de sueños; Nueve poetas nueve; Café Trévere; La muñeca de hierbas y otros poemas de África. En breve verá la luz su poemario Antología de poemas de la madrugada. Así mismo cuenta con un hermoso cajón lleno de manuscritos a la espera de su publicación. Recientemente se ha enterado de que lo que ha hecho toda su vida es Poesía de la conciencia crítica y está muy orgulloso por todo ello, aunque él particularmente siempre lo ha llamado “Poesía solidaria”. Afortunadamente sigue escribiendo…

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

1 comentario en “Poema de Iosu Moracho: Los días felices”

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.