Cuento breve recomendado: “Cortísimo metraje”, de Julio Cortázar

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

 

Cuento breve de Julio Cortázar: Cortísimo metraje
Julio Cortázar. Fuente de la imagen

Yo creo que desde muy pequeño mi desdicha y mi dicha al mismo tiempo fue el no aceptar las cosas como dadas. A mí no me bastaba con que me dijeran que eso era una mesa, o que la palabra madre era la palabra madre y ahí se acaba todo. Al contrario, en el objeto mesa y en la palabra madre empezaba para mí un itinerario misterioso que a veces llegaba a franquear y en el que a veces me estrellaba.

Julio Cortázar

 

 

CORTÍSIMO METRAJE

(cuento)

Julio Cortázar (Bélgica-Argentina, 1914-1984)

Automovilista en vacaciones recorre las montañas del centro de Francia, se aburre lejos de la ciudad y de la vida nocturna. Muchacha le hace el gesto usual del auto-stop, tímidamente pregunta si dirección Beaune o Tournus. En la carretera unas palabras, hermoso perfil moreno que pocas veces pleno rostro, lacónicamente a las preguntas del que ahora, mirando los muslos desnudos contra el asiento rojo. Al término de un viraje el auto sale de la carretera y se pierde en lo más espeso. De reojo sintiendo cómo cruza las manos sobre la minifalda mientras el terror crece poco a poco. Bajo los árboles una profunda gruta vegetal donde se podrá, salta del auto, la otra portezuela y brutalmente por los hombros. La muchacha lo mira como si no, se deja bajar del auto sabiendo que en la soledad del bosque. Cuando la mano por la cintura para arrastrarla entre los árboles, pistola del bolso y a la sien. Después billetera, verifica bien llena, de paso roba el auto que abandonará algunos kilómetros más lejos sin dejar la menor impresión digital porque en ese oficio no hay que descuidarse’.

Último round (1969), Madrid, Debate, 1992

 

Cuento de Julio Cortázar: Cortísimo metraje
Fuente de la imagen

Comentario

Hay en este minúsculo cuento de Cortázar una  declarada intención  cinematográfica, como ya lo indica el mismo título. Podría ser el guión de un cortometraje que plasmara por escrito las imágenes fílmicas que el realizador vería desde el visor de una cámara. Todo ello explica el carácter telegráfico del texto, escueto y sin ningún adorno,  la acusada economía lingüística con supresión de palabras, escasez de verbos, falta de nexos de unión  que arrastran una evidente ruptura sintáctica y narrativa, a lo que hay que añadir una voz narrativa externa ni en primera ni en tercera persona, la rapidez de la acción, el suspense y el final inesperado.

Para el lector la primera reacción es de sorpresa, confusión y desasosiego  ante la ambigüedad de un texto que para “descifrarlo” le exige especial atención y, desde luego, leerlo más de una vez.

Miguel Díez R.

Cuento de Julio Cortázar: La señorita Corta

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Deja un comentario