Microrrelato de Dídac Marín: Espejos

microrrelato, dídac marín, espejos
Casa en Londres. Fuente de la imagen

Microrrelato de Dídac Marín: Espejos

Tenían dos hijos: Alba, de tres años y Pablo, en camino. Aprovecharon las vacaciones para mudarse. Habían decidido cambiar de barrio por los niños, para que fuesen más felices. En el día que inauguraron su nuevo hogar la casa de enfrente se puso en venta.

La vida fue idílica desde el primer momento. Cada tercer domingo de mes se reunían para comer con vecinos. En la última barbacoa todas las conversaciones giraron alrededor de la casa de enfrente. Llevaba cinco años en venta. Era la única vivienda deshabitada del barrio que tenía la piscina con el agua transparente, los cristales limpios, el césped bien cortado y la fachada recién pintada. La única casa en venta en la que se veía entrar posibles compradores.

Un día llegó a su puerta un matrimonio mayor que buscaba a su hijo, a su nuera embarazada y a su nieta. No sabían nada de ellos desde hacía un lustro, desde el día que habían ido a ver una casa en venta en una calle donde los niños eran más felices. Dejaron fotografías y siguieron su camino. Los padres de Alba y Pablo les acompañaron al coche y al volver a casa encontraron a su hija asomada a la ventana desde la que dijo haber visto a su hermano entrar en la casa de enfrente.

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Visita mi tienda Influencers Amazon.

Recomendaciones libros, tecnología y artículos de escritura

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.