Opiniones de un corrector de estilo: “La verdad es que”, una pócima milagrosa

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

mujer leyendo, corrector de estilo
Leitura, 2010
Renata Domagalska (Polônia, conteporânea)
acrílica sobre tela, 50 x 50 cm
www.renatadomagalska.pl

Opiniones de un corrector de estilo: “La verdad es que”, una pócima milagrosa

Pese a mis carencias oratorias –que vienen a ser parecidas a las de cualquier ciudadano de a pie–, hoy me atrevo a alertar desde esta esquina de prensa contra ciertas tendencias cansinas que observo –es decir, escucho– en el día a día. Y eso que por suerte empieza a desvanecerse poco a poco la moda del ¿Vale? de confirmación que muchos hispanohablantes introducen compulsivamente en sus frases para constatar que su interlocutor no es idiota y que logra procesar la información que se le está dando. Pero si hay un tic oral que me pone nervioso es el de la verdad es que, una coletilla que en los últimos tiempos se emplea en la lengua española (en su modalidad oral y por contaminación también en la escrita) con la misma frecuencia con que se utiliza el ajo o la cebolla en la cocina mediterránea. Es decir: casi siempre y para casi todo.

Resulta difícil escuchar una entrevista en la radio o en la televisión en la que el entrevistado de turno no comience su discurso encadenando esas cuatro palabras que, bien mirado, no significan nada. La verdad es que hemos jugado un buen partido. La verdad es que estoy muy contento con este premio. La verdad es que el presidente ha estado ambiguo, etc. Intuyo que la verdad es que se ha convertido en una pócima milagrosa psicológica que le ayuda al hablante a liberar ciertas dosis de ansiedad. Su uso ha alcanzado de lleno también a algunos de mis amigos, incapaces de mantener una conversación si no introducen la pócima a cada frase. El resultado es que la inicial intención confesional de este giro lingüístico ha acabado por banalizarse, perdiendo así su razón de ser.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_message color=”alert-info” message_box_style=”standard” style=”rounded” message_box_color=”alert-info” icon_type=”pixelicons” icon_fontawesome=”fa fa-info-circle” icon_openiconic=”vc-oi vc-oi-dial” icon_typicons=”typcn typcn-adjust-brightness” icon_entypo=”entypo-icon entypo-icon-note” icon_linecons=”vc_li vc_li-heart” icon_pixelicons=”vc_pixel_icon vc_pixel_icon-info”]

francisco rodriguezFrancisco Rodríguez Criado: escritor, corrector de estilo, profesor de talleres literarios y creador del blog Narrativa Breve. Ha publicado novelas, libros de relatos, obras de teatro y ensayos novelados. Sus minificciones han sido incluidas en algunas de las mejores antologías de relatos y microrrelatos españolas: El cuarto género narrativo. Antología del microrrelato español (1906-2011). Ed. Irene Andrés-Suárez (Cátedra, Madrid, 2012),Velas al viento. Ed. Fernando Valls (Los cuadernos del vigía, Granada, 2010), La quinta dimensión (Universidad de Extremadura, Mérida, 2009), Soplando vidrio y otros estudios sobre el microrrelato español. Ed. Fernando Valls (Páginas de Espuma, Madrid, 2008), Histerias breves (El problema de Yorick, Albacete, 2006), Relatos relámpago (ERE, Mérida, 2006), etcétera. Es autor de El Diario Down, donde narra en primera persona sus experiencias como padre de un bebé con el Síndrome de Down.

Email: info@narrativabreve.com

[/vc_message][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_carousel posts_query=”size:4|order_by:date|order:ASC|categories:2439″ layout=”title,image,text” link_target=”_self” speed=”5000″ mode=”horizontal” slides_per_view=”4″ title=”Posts relacionados” thumb_size=”240×200″][/vc_column][/vc_row]

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Visita mi tienda Influencers Amazon.

Recomendaciones libros, tecnología y artículos de escritura

2 comentarios en “Opiniones de un corrector de estilo: “La verdad es que”, una pócima milagrosa”

  1. En Argentina nos está asolando la expresión: ¡Haber! Sobre todo los periodistas. Ejemplo: Alguien pregunta algo a otro. Su interlocutor, antes de explayarse, comienza siempre con un: Haber…, después continúa con el diálogo, bla, bla,bla…

    Responder

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.