Microrrelato de Manuel Pastrana Lozano: La cojera de Dios

 

Vulcano, la cojera de Dios
Vulcano, dios del fuego. Fuente de la imagen

Hace unos cuantos millones de años empezaron a circular rumores insidiosos entre los infinitos planetas que se creaban entonces en el universo. Para explicar el desorden y el caos existentes en la infinitud del cosmos, una teoría corriente  era la que afirmaba que una esquirla perdida durante el big bang, la gran explosión inicial del universo, había rebotado como un balazo cósmico en una de las piernas de Dios, dejándolo cojo y desorientado. No se sabía con certeza en cuál de ellas, y para evitar suspicacias no se atrevían a escoger entre la izquierda o la derecha. Desde esa fecha, el Gran Creador habría extraviado su rumbo y desencadenado la incertidumbre y la sospecha para explicar los misterios del universo y los tantos por qué y para qué, incluso en el planeta Tierra.

Otra teoría divulgada en muchos otros mundos era que el Dios Supremo había sido visitado por el Dios griego del Olimpo, Hefesto (Vulcano entre los romanos) infiltrado en el Paraíso. Este era feo y cojo -también  conocido como el Dios del fuego y la forja-, y se decía que caminaba con la ayuda de un palo y que a veces sus pies aparecían al revés. Envidioso de la divinidad y la apostura del Dios de los Cielos, habría usado algo parecido a una pistola de rayos de esos tiempos y disparado un tiro en la pierna del ser divino dejándolo cojo para siempre. Ahora ya seremos dos –le habría dicho el intruso antes de marcharse.

¿O pudo ser que mientras Dios dormía el sueño eterno en su Paraíso querido, tuviera una pesadilla inesperada, un acto fallido, en que se disparaba un balazo por azar y el tiro le hubiese salido por la culata, provocándole el resbalón y la cojera y el estallido involuntario de la creación del Universo?

¡Válgame Dios!

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.