Poema de Lorenzo Moreno Neila: Sierra de Gata

Poema, Lorenzo Moreno Neila, Sierra de Gata
Piscina natural de Acebo. Fuente de la imagen

Poema de Lorenzo Moreno Neila: Sierra de Gata

El incendio que desde hace días asola parte de la Sierra de Gata, en Extremadura, ha supuesto un fuerte impacto para sus habitantes, muy arraigados a la tierra y en permanente contacto con la naturaleza. Desde allí nos llegan estos versos escritos por uno de sus vecinos que llora la pérdida de la riqueza natural de un paisaje que, con suerte, tardará años en recuperarse.

 

Tan mítica y tan bella, 
tan llena de vida, de paisajes increíbles, 
con bosques encantados y rincones únicos
e incomparables,  
perduraste imperturbable al paso de los siglos,  
cada día más bella y más hermosa,  
joya natural del norte de Extremadura,  
eras una de las joyas de la corona
natural de nuestra dura y extrema tierra.
Hoy lloramos tu pérdida irreparable,  
el cielo se lleno del luto
de los restos de tus cenizas,  
se nubló el sol que calentó tu cara
durante siglos, bajo la densa niebla
de tus restos esparcidos por el viento
en el cielo que llora tu desaparecida vida.  

Sierra de Gata,  
hermosa seguirás en la memoria de todos. 
Enlutado cementerio son ahora
tus tierras y montañas,  
el agua antes pura y clara,  
ahora es de lágrimas negras,  
con los restos de la masacre.

El aire puro del verdor del vergel que eras
ahora es olor a muerte. 
Lloraré tu perdida. 
No pasaré más por tus caminos de sombras,  
no admiraré tus paisajes,  ni tus animales en libertad,  
ni tus sonidos de vida, ni las estaciones
tan diferentes que te cambiaban
transformando tus tonos y paisajes. 

Tanta vida a muerto,  
tantos llantos escucho de tus gentes,  
que la pena embarga mi alma. 

Querida y amada Sierra de Gata,  
nos diste de comer,  nos vestiste,  
nos acogiste como una madre en tu seno,  
nos abriste tus entrañas
para protegernos de nosotros mismos. 

Nos diste calor en invierno y frescura en tiempos de calor,  
nos dabas tu oxígeno y tu aliento,  
madre de tus criaturas que se quedan sin su casa. 

Sólo queda esperar que vuelvas a nacer de tus cenizas. 
Que aprendamos esta dura lección y aprendamos a cuidar más de ti,  
como tú cuidabas de nosotros. 

Adiós, bella madre,  
adiós para siempre, 
adiós, Sierra de Gata.

 

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Visita mi tienda Influencers Amazon.

Recomendaciones libros, tecnología y artículos de escritura

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.