Poema de Ana Baliñas: El amor de la Reina de las Nieves

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Poema, Ana Baliñas, El amor de la Reina de las Nieves

Poema de Ana Baliñas: El amor de la Reina de las Nieves

Entonces yo no era nada, y tú una transparencia.
Yo te miraba como si tu cuerpo
fuera un insecto diminuto en el ámbar de mi conciencia.
Yo estaba siempre a tres metros de tristeza de llegar a ser
orgullosa como Aquiles de esa distancia,
protagonista en el talón de mi aporía.

Tú eras desde siempre la tortuga
y yo me aproximaba a este momento que describo,
harta del vino y humo de las palabras vanas
que siempre están suspensas en el vano del aire.

Este vacío está tan lleno de objetos plenos de sentido
que nuestros cuerpos no pueden acercarse.
La angustia de escribir resbala en mis muñecas y se enrosca en
       mis brazos.

¡Cómo puedo mostrarte siquiera este desierto
de montañas azotadas por mil látigos, cadenas, la figura del
         cierzo!

Amor, yo soy la Reina de las Nieves y deseo abrazarte.
Trabajo en el cristal y corto
los hilos de la vida. Al romperse
los trocitos de realidad caen como un baile de espejos.
En el centro de este paisaje tú puedes ver una piedra verde
para la cual soy ciega.

Abrázame de nuevo. Estoy tan sola aquí, en el ascensor,
mientras pulso el botón del quinto piso. El universo
acechaba como un terrón de tierra en las plantas del
       descansillo
de la puerta de casa. La alfombrilla de entonces
aún me amansa los pasos.

Yo no sabía andar y era una cueva aquello.
Puedo ir a través de aquel momento
como si fuera un túnel. Me regresan por él
enviada desde siempre al momento que describo
sin lograr alcanzarlo. En mis sueños
estoy aquí del todo y soy capaz de verte.

La virtud del momento. Inventario incompleto (1994-2007).
La Galbana, Pequeña Editorial, 2011

Fuente de la imagen

 

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

1 comentario en “Poema de Ana Baliñas: El amor de la Reina de las Nieves

  1. Y asi fue laa puso en la mes con las piernas arriba y le metio su carnosidad dentro pero
    el ya jamas llego nos pasamos ala cama y ente los dos le chicimos el amos a mi esposa entonces
    yo tube el sexo mas rico con el mas todo dirigido pr mi esposxa
    que no perdi detalle alguno así qque me pude entregar vuelo y al final el se
    vino dentro de mi mujer y mi esposa me acomodo de forma que absorbiera todo el semen que escurria dentro de ellos
    asi que despues de eso nos fuimos a mojar los tres y entre mi
    esposa y le hicmoe el sexo oral hasta el momento en que se vino
    en nuestras vocas y apartir de ese día tengo sexo con hombres mas siempre y en todo omento
    delante de mi mujer.

Deja un comentario