Microrrelato de Ángel Fabregat: La lámpara aladina

la lámpara de Aladino
                              Aladino. Fuente de la imagen

Microrrelato de Ángel Fabregat

Una mujer compró una lámpara de aceite a un anticuario y la puso en el centro de la mesa del salón. Su hijo, al verla, la cogió y empezó a frotarla como había visto en las películas de Aladino: esperaba que saliera un genio al que pedirle lo que su madre no le quería comprar. Tanto empeño puso, que la lámpara se escurrió de entre sus manos: el terrible genio de su madre salió en ese preciso instante y le castigó todo el fin de semana sin salir a jugar.




narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Visita mi tienda Influencers Amazon.

Recomendaciones libros, tecnología y artículos de escritura

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.