Cuento corto de Andrés Ortiz Tafur: Jack Potter

 

Andrés Ortiz Tafur, cuento cortoAndrés Ortiz Tafur nos invita a una historia de sexo, ammesia y amores imposibles. El cuento, “Jack Potter”, forma parte de su libro Yo soy la locura, publicado en Huega & Fierro en 2015.

Cuento corto de Andrés Ortiz Tafur: Jack Potter

–Si quieres podemos hacer el amor, Harry.

Yo no me llamo Harry y ella me llamaba Harry. ¿No es extraño? Me refiero a esta situación en concreto, con sexo de por medio.

Le había ofrecido tomar una copa. Le pregunté su nombre –Helen– y las otras cosas que se preguntan a medianoche, en un bar del centro, a una chica sola, a la que no conoces, a la que no has visto en tu vida. Y después de un rato ella dijo eso: si quieres podemos hacer el amor, Harry.

Es verdad que no insistí en aclarar aquel entuerto. Y es verdad que pensé que la chica debía de estar borracha y que me lo tomé como cuando a las máquinas tragaperras se le prenden todas las luces anunciando el premio gordo. ¿Qué otra cosa podía hacer? Pagué las consumiciones y fuimos a su habitación.

–Llámame cuando quieras, Harry –me dijo también, mientras terminaba de abrocharme la camisa.

El tiempo que duró mi relación con esa chica me estuve llamando Harry. Se trataba de una ciudad nueva, de gente nueva. Creía que no le hacía mal a nadie. Vendía jabón, jabón industrial, para hoteles, restaurantes y lavanderías. Jack Potter, departamento comercial, un número de teléfono fijo y un código postal era toda la información que contenía mi tarjeta de visita. Nada que me facilitara las ventas. Y nada que indujera a comprar a los posibles clientes, a los que resultaba inmensamente más fácil convencer obsequiándoles con dos o tres cápsulas de prueba e indicándoles que pusieran en funcionamiento el lavavajillas.

Serían apenas cuatro noches, hasta el viernes a media mañana. Luego me iría para siempre, o por cinco o seis meses, si es que aún continuaba con ese empleo de mierda, sin sueldo fijo, todo a comisión. Y puede que pensara en volver a llamarme Harry al cabo de ese tiempo. Y en telefonearla, claro. Pero seguro que del mismo modo que pensé eso, también pensé que quizá para entonces el premio gordo de la máquina ya lo andaría disfrutando otro.

El problema vino el día posterior a mi marcha.

–¿Jack Potter?

–Sí. Dígame.

–Soy Harry.

–¿Harry?

–Sí, Harry. ¿Podemos hablar?

Sé que me va a costar lo indecible dotar de credibilidad esta parte de la historia.

Harry, el verdadero Harry, telefoneó a la central, marcando los números de la única tarjeta que dispensé en mis cuatro días de estancia en aquella ciudad nueva. Lo hice en el bar en el que conocí a la chica, la primera noche, sin saber lo que vendría después y sin echarle más cuentas y, sobre todo, sin saber que se trataba del bar de Harry, su marido. En la central, poniendo como excusa algunas dudas acerca del producto que acababa de adquirir, le facilitaron mi móvil. Y el motivo de su llamada no era otro más que intentar convencerme de que regresara de inmediato, prometiéndome un buen empleo. En realidad, varios empleos, distintas ocupaciones entre las que elegir a cambio de una suma que, ya de principio, doblaba la media de los siete últimos meses.

 Amnesia. La culpa de que esa chica me llamara Harry era de una amnesia surgida a partir de un estúpido accidente de coche sin apenas consecuencias, a excepción de un pequeño golpe en la cabeza, que no le hizo sangrar ni perder el sentido, pero sí la memoria. Y desde ese día esa chica sólo tenía ojos para Harry, su esposo. Lo malo es que el cualquier rostro se le figuraba el de Harry, y cualquier casa su casa, y cualquier cama su cama.

Harry me puso al día con toda la tranquilidad del mundo. Antes me dijo que entendía lo ocurrido, dando por supuesto que estaba al corriente de mis escarceos amorosos con su esposa. Y que sobre eso holgaba continuar hablando, porque él en mi pellejo habría actuado de la misma manera. Luego me contó lo de la amnesia y lo de la incapacidad de Helen, su mujer, para distinguir entre una persona y otra. Y por último, su plan, la causa por la que me pedía que regresara de inmediato a aquella ciudad nueva.

Harry quería que yo fuera Jack Potter. Es decir, que volviera a tomar asiento en uno de los taburetes de su bar, aguardara a que Helen me propusiera hacer el amor, tomándome por su marido, y me ocupara de aclararle quién era yo en realidad. Una noche, dos, o cien; las que hicieran falta hasta conseguir que ella distinguiera en mi persona a alguien distinto a Harry, alguien a quien no se le podía ofrecer sexo, así como así.

Mi pregunta resultaba obvia: ¿por qué yo?

Su respuesta me dejó perplejo. Al parecer, Helen, después de hacerlo conmigo, no reconocía a Harry.

–¿Cómo es eso?

–¡Como lo oye!

La primera noche Harry atributó el comportamiento de su esposa a una buena dosis de sexo. Una dosis capaz de dejarla exhausta. Sin ganas de otra cosa. Y me confesó que incluso discutieron por ese asunto. Harry estaba enamorado y asumía el problema de Helen, que ya en otras muchas ocasiones había hecho esto mismo con otras personas. Sin embargo, nunca antes había mostrado conciencia sobre el asunto y cualquier momento era válido para que ella dijera eso de: si quieres podemos hacer el amor, Harry, a pesar de que no hubieran transcurrido ni diez minutos de haberlo hecho con otro. Y la negativa de aquella noche a reconocerle le condujo a pensar que Helen quedaba al descubierto. No obstante, y tras hablarlo con el neurólogo que la trataba, lo dejó correr.

El resto de noches Harry se sintió ultrajado, vejado. Y prefirió cerrar con llave la puerta del dormitorio de invitados y esperar a que escampara el temporal. Luego llegó el viernes. Yo me marché a media mañana. Y Harry creyó que con eso él volvía a coger las riendas.

Nada más lejos. Por la noche Helen entró en su bar y le preguntó si había visto a Harry. Harry telefoneó por la mañana al doctor, el doctor le mentó la posibilidad de que, aun resultando rocambolesco, aquello podía significar una mejora en la enfermedad de su esposa, ya que, por fin, parecía ser capaz de distinguir entre una persona y otra, aunque desacertara en los nombres y en las identidades. Y fue el propio doctor el que le propuso el plan que él, ahora, trataba de explicarme por teléfono.

Acepté al momento. Quedamos en que durante la primera semana sólo tendría que ser Jack Potter –un supuesto viajante–, y que a cambio recibiría idéntica cantidad a la que percibía como vendedor de jabón industrial en el periodo de un mes.

Me presenté la mañana del lunes. Adivinen qué fue lo que me dijo Helen, nada más verme. Sí. Lo dijo. Delante de Harry y de otros cuantos, en el bar.

Aquella semana Helen y yo la pasamos discutiendo igual que cualquier otro matrimonio. Ella no entendía que yo le dijera que no era Harry. Así de sencillo.

La segunda semana, siguiendo las indicaciones del doctor, variamos las tornas: Harry se situó fuera de la barra, fingiendo ser un forastero de paso, y yo ocupé el puesto de camarero. Imposible engañar a Helen. E imposible refrenar sus requerimientos de sexo. De hecho, la noche del jueves, Harry telefoneó desesperado al doctor y, tras relatarle por donde iban los derroteros, éste le pidió que me dijera que se lo hiciera, que le hiciera el amor a Helen, recalcándole incesantemente mi identidad.

¡Por todos los demonios! Aquello fue especial. No lo hablé con Harry ni con el doctor; pero hacerlo musitándole al oído mi verdadero nombre: Jack Potter, inundó de autenticidad esa farsa en la que estaba inmerso, y máxime tras casi diez días de continua pelea con aquella mujer.

–¿Por qué te empeñas en decirme que no eres Harry? –me preguntó Helen, mientras fumábamos el pitillo de después.

–Soy Jack, Helen. Jack Potter.

–¿Jack Potter?

–Jack Potter, Helen. Jack Potter.

–Jack Potter. Jack Potter –repitió, jugueteando con los rizos de mi pecho.

La tercera semana el doctor quiso estar presente e ideó un nuevo escenario en el que él ejercía de camarero y Harry y yo de forasteros.

Helen no tardó en pasarse por el bar. Tras echar una rápida ojeada a izquierda y derecha, se acercó a la barra y le preguntó al doctor: Harry, ¿has visto a Jack Potter?

Andrés Ortiz Tafur, Yo soy la locura, Huega & Fierro, 2015


Andrés Ortiz Tafur es autor de dos libros de relato: Caminos que conducen a esto (El desván de la memoria, 2013); y Yo soy la locura (Huerga & Fierro, 2015), con el que obtuvo el XXIV Premio Anual de Escritores Noveles. Además, algunos de sus cuentos aparecen en diferentes antologías: Generación Subway (Playa de Akaba, 2014), El alma ardiendo (Entre Libros, 2012), El cajón de las cenizas (Entre Libros, 2009), El obispo de la ciudad maldita (Entre Libros, 2007), La casa de los gatos (Entre Libros, 2003), Las ruinas de Cadramón (Entre Libros, 2002), Una noche de movida (Ayuntamiento de Linares, 2001).

Es colaborador en las páginas de opinión del Diario Jaén.

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Visita mi tienda Influencers Amazon.

Recomendaciones libros, tecnología y artículos de escritura

2 comentarios en “Cuento corto de Andrés Ortiz Tafur: Jack Potter”

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.