Poema de José Luis Piquero: Oración de Caín

Le Premier Meurtre (Caín y Abel)
Le Premier Meurtre (Caín y Abel), de Leon Bazille

 

 

Gracias, odio; gracias, resentimiento;

gracias, envidia:

os debo cuanto soy.

Lo peor de nosotros mantiene el mundo en marcha

y la ira es un don: estamos vivos.

 

De quien demonios sean las sonrisas,

derrochadas igual que mercancía barata,

yo nunca me he ocupado.

Gracias por no dejarme ser inconstante y dulce

mientras levanta el mundo su obra minuciosa de dolor

y nos hacemos daño unos a otros

amándonos a ciegas,

con torpes manotazos.

 

Yo soy esa pregunta del insomnio

y su horrible respuesta.

Bésanos en la boca, muchedumbre, y esfúmate,

que estamos siempre solos y no somos felices.

 

Gracias, angustia; gracias, amargura,

por la memoria y la razón de ser:

no quiero que me quieran al precio de mi vida.

 

Gracias, señor, por mostrarme el camino.

Gracias, Padre,

por dejar a tu hijo ser Caín.

 

José Luis Piquero

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Visita mi tienda Influencers Amazon.

Recomendaciones libros, tecnología y artículos de escritura

1 comentario en “Poema de José Luis Piquero: Oración de Caín”

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.