Narrativa Breve

Microrrelatos de Francesc Barberá Pascual

Una nueva tanda de microrrelatos, en esta ocasión del mismo autor, Francesc Barberá Pascual, que ha consagrado su talento literario a la creación de piezas narrativas muy breves.

A continuación podéis leer cinco de sus microrrelatos y, como colofón, cuatro minificciones ultrabreves. Ninguno de ellos os dejará indiferentes.

Barberá ha publicado recientemente El hombre que cabía en la palma de su mano (Unaria, 2017), ilustrado por Riki Blanco.

 

 5 MICRORRELATOS DE Francesc Barberá Pascual

 

RECOMENDACIONES PARA SER ALCANZADO POR UN RAYO 

Si la tormenta le sorprende bañándose en una piscina, río o playa, permanezca en el agua: el cuerpo mojado es buen conductor de la electricidad. Si se encuentra en la montaña, diríjase a la cima más alta. Refúgiese debajo de los árboles, sobre todo si están aislados. Acérquese a alambradas, verjas y cualquier tipo de objetos metálicos. Utilice su teléfono móvil. Si además realiza una llamada, la probabilidad de ser alcanzado por un rayo se multiplica. Con suerte, ella responda y pueda decirle, un instante antes de recibir el impacto, que aún la ama.

 

NOCHE EN EL MUSEO  

El grito de Munch alerta al vigilante del museo: el bodegón de Cézanne ha desaparecido. La Mona Lisa sonríe de forma enigmática, centrando las primeras sospechas. La maja desnuda, en cambio, parece no ocultar nada. Vulcano, despechado, acusa a la Venus de Botticelli, que a su vez señala al caballero, que, con la mano en el pecho, jura y perjura que es inocente. El pensador, taciturno, contempla la noche estrellada en busca de alguna pista. Ajenas a lo sucedido, las hilanderas continúan tejiendo al compás del tictac de los relojes blandos. Entretanto, Saturno disimula mientras sigue devorando a su hijo.

 

EL RECHAZO 

Todo empezó cuando me trasplantaron las dos manos. En tan solo dos semanas ya era capaz de escribir y manipular objetos casi con normalidad. Sin embargo, aquello no era lo más asombroso. Al poco tiempo descubrí que podía tocar el piano, a pesar de no haberlo hecho en mi vida. Luego me pasó lo mismo con los malabares y la papiroflexia. Incluso llegué a hacer algún truco de magia. Mi mujer y mis hijos están encantados con el cambio. Es más, ella se ha vuelto a enamorar de mí. Bueno, mejor dicho, de mis manos. Tanto es así́ que ahora ya no quiere besos, solo caricias. Además me exige a todas horas que le haga masajes. Qué manos tienes, me dice. Ella lo ignora, pero sueño con que todo vuelva a ser como antes. Hoy me ha pedido que recorte los setos del jardín. Al coger las tijeras de podar y comprobar lo afiladas que estaban, he sentido un cosquilleo por todo el cuerpo.

 

LA MAQUETA

Papá lleva veinte años construyendo una maqueta. Su obsesión ha llegado a tal límite que reproduce fielmente cada detalle de la ciudad. Si el vecino decide pintar la fachada de su casa de otro color, papá corre a la tienda a comprar el mismo tono de pintura. Mamá está harta. Ayer se fue de casa. Después de buscarla durante todo el día, al final la encontramos en la estación. A través de la lupa pudimos ver cómo se despedía de nosotros mientras subía las maletas al tren.

 

AMORES IMPOSIBLES 

Hace algunos años ya, concretamente desde que se creó la compañía de circo, que el hombre elefante está perdida e irremediablemente enamorado, hasta las trancas diría yo, de la contorsionista. Ella, en cambio, se muere por los huesos de un señor muy recto, teniente coronel del Ejército del Aire, que solo tiene ojos para un policía antidisturbios, que, ironías de la vida, ha perdido la cabeza por una manifestante antisistema, roja, okupa, bisexual, atea y de Carabanchel, que no se atreve a confesarle su amor a un sacerdote, que a su vez ama en silencio a un monaguillo imberbe que se quedó prendado, vaya usted a saber por qué, de la mujer barbuda, con la que no tiene absolutamente nada que hacer porque hace algunos años ya, concretamente desde que se creó la compañía de circo, que está perdida e irremediablemente enamorada, hasta las trancas diría yo, del hombre elefante.

 

 

 

4 MINIFICCIONES ULTRABREVES de Francesc Barberá Pascual

 

SE PRECISA VIDENTE

—Llamaba por lo del anuncio que publicaréis mañana.

 

HONOR PATRIO

El capitán fue condecorado con la Medalla de Honor. Había dado la vida de

todos sus soldados por la patria.

 

GARANTÍA

Se vende máquina del tiempo. Si no queda satisfecho, puede devolverla durante

los siete días anteriores a la fecha de compra.

 

HEREJÍA

Persiguieron a la bruja que aseguraba que la Tierra era redonda. Para atraparla tuvieron que dar varias vueltas al mundo.


Francesc Barberá Pascual nació en Algemesí (Valencia) en 1979. Es Graduado en Psicología por la Universidad de Valencia. Sus microrrelatos han obtenido diversos premios y menciones en certámenes literarios. Escribe por una cuestión de principios: siempre ha preferido crear a destruir. Es autor del libro El hombre que cabía en la palma de su mano (Unaria, 2017).


Sección de microrrelatos



>

Artículos relacionados