Un cuento para dormir de Khalil Gibrán

Os dejo hoy un cuento del escritor libanés Khalil Gibrán, que también podréis encontrar como Gibran Jail Gibran (1883-1931), que puede ayudaros a que vuestros pequeños concilien el sueño. Se trata de una narración sobre un hombre rico que por avaricia o porque infravaloraba el buen gusto de sus invitados, evita compartir su vino de su bodega con ellos.

Gibrán, conocido sobre todo por El profeta (1923), un libro que aúna veintiséis ensayos poéticos. Gibrán tuvo mucho predicamento entre la contracultura norteamericana y los seguidores del new-age, pero más allá de movimientos culturales es un autor que sobrevive al paso del tiempo.

El relato que os ofrezco hoy, como todos los que componen este libro, El vagabundo, que tengo en una pequeña edición argentina, destaca por su sencillez expositiva y lingüística, y por su aroma espiritual. Los cuentos de Gibrán son siempre pequeñas píldoras de sabiduría, auténticas lecciones de vida. 

 

Cuento de Khalil Gibrán: Aquel viejo, viejo vino

Existió una vez un hombre rico, muy orgulloso de su bodega y del vino seleccionado por él, y más lo estaba de una vasija con vino añejo que guardaba para alguna ocasión especial.

El gobernador del estado fue a visitarlo y el hombre, luego de pensar se dijo: “No destaparé esa vasija por un simple gobernador”.

cuento para dormir, Khalil Gibrán
Khalil Gibrán

Y un obispo de la diócesis lo visitó, pero él dijo para sí: “No, no destaparé la vasija. Él no apreciará su valor, ni el aroma dará placer a su olfato”.

También el príncipe del reino llegó y almorzó con él, pero este pensó: “Mi vino es demasiado exquisito para un simple príncipe”.

Y aun el día en que su propio sobrino se desposó, se dijo: “No, esa vasija no debe ser traída para estos invitados”.

Y los años pasaron, y él murió siendo ya viejo y fue enterrado como cualquier semilla o bellota.

El día después de su entierro, tanto la antigua vasija de vino como las otras fueron repartidas entre los habitantes del vecindario. Y ninguno notó su antigüedad.

Para ellos, todo lo que se vierte en una copa es simplemente vino.

 

Khalil Gibrán, El vagabundo, Errepar, Buenos Aires, 1997

 

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.